DE LO COTIDIANO A LO CLÁSICO

Cajas

Cajas
Mágicas.

Esperanza, curiosidad y cajas. Las cajas son de mis objetos favoritos, es que en verdad pueden ser mágicas. Abrir la tapa y ver lo que hay dentro puede llegar a generar sentimientos, traernos emociones. Conozco gente que las colecciona; yo no pero una de las cajas de madera que aún tengo contiene una colección de papel para escribir (de Betsy Clark, Snoopy, Raggedy Ann, de Amor es…) de cuando solíamos escribir con puño y letra. Una caja me parece significativa por el material con que está hecha y por el uso que se le da, así de sencillo las describo, sin embargo, de dónde provienen y para qué sirven, es lo extraordinario.
Algunos ejemplos de cajas: caja antigua de madera, con cerradura, que se compró en una tienda de antigüedades o que anteriormente perteneció a otra persona que conocimos y que también la heredó y nos la regaló, en la que probablemente guardaba dentro algunos de sus tesoros como: cartas o conchas de mar o bonos o un peine de carey y horquillas de plata. Caja de marquetería hecha por ebanistas turcos, italianos, chinos o mexicanos. Caja de cartón en cuyo interior hay flores o chocolates que llevan la intensión de conquistar o de resguardar un rico pastel. La caja fuerte de un banco o la que va empotrada en una pared, para guardar dinero, joyas o papeles ultra secretos; las cajas que encontrábamos debajo del árbol de navidad que nos emocionaba de niños sólo de verlas antes de abrirlas; las cajas con alguna joya preciosa, las cajas con pelotas de tenis o de golf, las que guardan la botella de un perfume o de un delicioso vino o de un elegante sombrero español o inglés, o las que contienen utensilios de cocina en fin, un sinfín de tipos de cajas. Cada quién sabe de sus cajas.
¿A quién le ha pasado que en algún momento (tiempo lejano) tuvo la ilusión, y subrayo ilusión de que se volvieran a usar los tomos de enciclopedias que había en casa o volver a recibir una carta por correo postal o que se lean más libros impresos para que no cierren las librerías? A mí me ha pasado llegar al lugar donde antes hubo una famosa y enorme librería y que ahora no existe, aunque pienso que la esperanza muere al último y que no todas las librerías cerrarán. Agradezco que los precios de los libros hayan bajado gracias a la opción de comprarlos en línea, pero también agradezco que muchas librerías no han cerrado, pues reconozco que me encanta tomarme mi tiempo ojeando libros antes de comprarlos; confieso que he llegado a oler uno que otro que huele a nuevo, o alguno de mi colección, que huele a viejo. Y cuando he tenido que empacar colecciones de libros en cajas de cartón porque ya no los voy a usar y me ocupan mucho espacio, casi casi me despido y casi casi les agradezco por lo que me aportaron en su momento.

Una de las cajas más conocidas es la famosa, mítica y legendaria “Caja de Pandora”, conocida mundialmente más por la expresión que por su contenido. Cuando se dice –abrir la caja de Pandora- significa que puede suceder algo desastroso, por lo que es aconsejable no abrirla, pues cuenta la mitología griega que al entregarle Prometeo el fuego sagrado a los hombres, provoca la ira en Zeus (Dios del Olimpo), quien le pide a los dioses crear a Pandora como primera mujer en la tierra, a la que le dan, entre otros dones, el don de la curiosidad. Pandora se casa con Epimeteo (hermano de Prometeo), ella recibe como regalo una tinaja o caja ovalada que no debe abrir bajo ninguna circunstancia, pero como intencionalmente fue dotada con gran curiosidad, la abre. En su interior iban guardados todos los males del mundo, dolencias que salen al abrirla; Pandora logra cerrarla y en el interior queda Elpis, el espíritu de la esperanza, de ahí la expresión “La esperanza es lo último que se pierde” o “La esperanza muere al último”.

Otra de las cajas famosas en la literatura es “La caja Oblonga”. Es un cuento de misterio del escritor Edgar Allan Poe. Este cuento trata del capitán de un barco que al leer la lista de los que van a bordo de su embarcación, se da cuenta que un compañero que tuvo en la universidad llamado Wyatt, es un artista que reservó tres camarotes; esta reservación llama su atención porque sólo usan dos de los camarotes, uno él y su esposa y otro para las dos hermanas de Wyatt. Durante la travesía el capitán siente curiosidad por la esposa de su amigo artista, pues no la ve durante la travesía y además está enterado de que su amigo se casó con ella por capricho y no por amor, pues la despreciaba. Como el capitán era curioso y fisgón, espía los movimientos de su amigo artista y se da cuenta de que el único equipaje que lleva es una caja oblonga de pino. Al final del cuento tras ser rescatados de un naufragio, descubren que en la caja oblonga se encontraba la difunta esposa de Wyatt.
Historia de otras cajas:
- Forrest Fenn es un millonario comerciante de arte que supuestamente escondió una caja con tesoro cuyo valor es de aproximadamente un millón de dólares, cantidad que él espera aumente ante la búsqueda desesperada de aquellos aventureros que se propongan encontrarla. Se cree que esta caja millonaria está escondida en el parque Yellowstone, en las Montañas Rocallosas, en EUA. Fenn ha dado nueve curiosas pistas para encontrar el tesoro. Aunque algunos han dicho que han encontrado la caja, no hay pruebas de que así sea. Cuando se le ha preguntado a Fenn por qué creó una búsqueda del tesoro, él ha respondido que es para darle esperanza a la gente.

- Me parece que las cajas de música eran una joya en la época que se inventaron; son un adorno-juguete-pieza antigua o nueva, que nos da la sorpresa de encontrar dentro (y sale): una bailarina, un payaso, serpentinas y confeti o, por supuesto, una melodía generalmente conocida. Los primeros mecanismos musicales fueron fabricados en el siglo XVI por artesanos relojeros suizos, quienes le dieron más tarde el nombre de Caja de música. En muchas películas aparecen estas cajas musicales como “protagonistas” de entre otros objetos.

- Las cámaras Brownies eran cajas que medían 13 centímetros de altura, que estaban forradas de cuero artificial y tenían una apertura redonda al frente. La caja Brownie servía como cámara fotográfica que remplazó a antiguas cámaras aparatosas. A partir de esta pequeña cámara, George Eastman inventó la cámara Kodak, que llevaba una película flexible para 100 fotografías revelables.

- JP Morgan Chase tiene una de las cajas fuertes más grandes del mundo; es una bóveda construida cinco pisos bajo el nivel del suelo, en cuyo interior podría caber una cancha de fútbol.

Hay bolsas de papel muy bonitas para regalos, pero la verdad es que las cajas son las cajas, pues abrir la tapa para ver que hay dentro, emociona.




#LFMOpinion
#Aquellos tiempos
#Cajas
#Emoción


Laura Acosta

Laura Acosta

Desde niña asistí a clases de pintura; de adulta he estudiado en diferentes talleres de arte, técnicas como grabado en placas de acero, monotipo en acrílico, distintas técnicas de pintura y dibujo. En la actualidad pinto, expongo mi obra e imparto clases de pintura. Otra de mis grandes pasiones es la literatura. He estado en diplomados y talleres de poesía, cuento fantástico y clásico y creatividad literaria; en este último aprendí a leer varias de las obras consideradas clásicas, y he colaborado en la elaboración de libros de arte, en el área de dinámicas para alumnos de secundaria. Así mismo doy clases de literatura y lectura de novela y cuento, a adultos.

Sigueme en: