LA NAVE VA

Resistir

Resistir

Foto Copyright: lfmopinion.com

Lo que resiste apoya.

Presionar apoyando fue una táctica que en el pasado dio buenos dividendos a los contingentes populares que le daban cuerpo al PRI que fue partido de trabajadores organizados que tomaron en serio la advertencia del poeta: “un hombre solo, una mujer, así tomados de uno en uno son como polvo, no son nada”. Unidos y organizados para influir en la política y defender sus intereses y los de la nación. Pero el proceso económico interno y el cauce mundial propiciaron que el poder fuera cambiando de manos y hacia el fin de siglo la burocracia cedió el mando a una “clase” política cada vez más atenta a las demandas del capitalismo financiero que a las exigencias del desarrollo nacional y a las necesidades sociales. En el nuevo siglo el régimen de partido hegemónico dio paso a la competencia electoral que ensanchó el acceso de los privilegiados a las decisiones gubernamentales, a la vez que restringió la participación de las clases populares en los asuntos públicos. De la dictadura perfecta con crecimiento sostenido y democracia por goteo, a la democracia sin adjetivos con alternancia, estancamiento económico, parálisis política, deterioro social y guerra interna. El sexenio pasado el Presidente pactó con el PAN y el PRD reformas estratégicas para reencontrar el crecimiento y el desarrollo y avanzar en justicia social con soberanía. Pero al dejar fuera al PRI, el Pacto se debilitó y las reformas se truncaron. En los partidos la confusión propició que el desconcierto diera lugar a un intenso malestar que cuajó en un amplio movimiento electoral acaudillado con destreza por López Obrador que venció al PAN y aprovechó la abstención del PRI en la elección presidencial. Ahora que el Presidente ya no las tiene todas consigo, el tricolor debe ratificar su carácter institucional, apoyándolo. Sólo lo que resiste apoya.


Raúl  Moreno Wonchee

Raúl Moreno Wonchee

Sigueme en: