PROHIBIDO PROHIBIR

A soltarse el pelo…

A soltarse el pelo…
Somos bebedores.

Bien se sabe: somos lo que bebemos.

La vida se trata de pasarla bien, lo mejor posible. Especialmente cuando la descomposición social es de tal envergadura que un niño sale a disparar y asesina porque sí. Es tiempo de revisar lo que hacemos. Es tiempo de cambiar. Recuperar lo mejor que tenemos. Lo que somos.

En el ejemplo, confeso uno de tantos: ‘ayer me emborraché’ y hoy pago las consecuencias con mi lastimado estómago y las benevolentes pero firmes, admoniciones y reclamos familiares.

Por un momento pensé cómo habría de estar consuetudinariamente Calderón al enfrentar a Margarita, “ni una más”, ¿sonrojado, deprimido, eufórico, apenado?

Dicen que Churchill bebía todos los días una botella de whiskey. Y ello, sin duda, contribuyó a que ganara la guerra. Hitler era abstemio.

Los llamados poetas malditos, como Baudelaire, Verlaine, Malarmé y Rimbaud bebían ajenjo (absinthe), hasta que la prohibieron por su alto contenido alcohólico, alrededor de 1915. Se dice que otros muchos como Van Gogh y Toulouse también lo favorecían y viceversa.

“¡Y me embriagaré de nardo, de incienso, de mirra! De genuflexiones, de viandas y de vinos. Para saber si yo puedo de un corazón que me admira Usurpar riendo los homenajes divinos.” (Charles Baudelaire)

La cultura del Mediterráneo es también la del Renacimiento de los siglos XV y XVI, de Leonardo da Vinci, por ejemplo. Por cierto este 2020, se recordarán 500 años de su prolífica vida.

Frente a La Gioconda, hordas, materialmente hordas, se aglutinan durante algunos minutos detrás del vidrio blindado para tratar de verla sonreír y más tarde salir del Louvre buscando un buen vaso de vino o una coca cola fría. Para todo hay gustos. Misión cumplida inmortalizada en la foto del celular.

Más allá del paroxismo que la mercadotecnia y la masificación han dejado en la historia del arte; este genio hizo para la posteridad ejemplos de creación y admirable belleza. De compromiso vital y logros no exentos de enorme esfuerzo. También cultivó sus propias vides, gracias a un regalo de Ludovico Sforza, su protector y empleador.

Y en la Toscana crece el Barolo, los Brunellos y los Chianti, que seguramente sirvieron a su inspiración.

En España sobresalen los Ribera del Duero y los Rioja, se sabe que El Greco era un conocedor y amante del buen vino y que Hemingway abrevó de esos caldos, casi sin límite en plena Guerra Civil. Bebedor de Chartreusse, que es francesa y es española, de los licores de más alta graduación del mercado.

Los vinos de toda Francia sobresalen, a mi gusto especialmente los Burdeos y los de la región de La Champaña. El Cyrano recita a Roxana su amor y escribe sus versos acompañado de Jurancon y Gaillac, mientras su valentía sobresale en el campo militar y sus palabras que recita Christian enamoran a su prima.

La mayoría de los árabes musulmanes no beben alcohol, a pesar de haber sido ellos los que perfeccionaron su destilación. La palabra alcohol, procede del árabe ‘al-kuhl’. Sin embargo, la influencia del Islam prohíbe su consumo de acuerdo con el Corán y las palabras de Mahoma. A pesar de ello, los he visto en París bebiendo champaña como si fuera agua, vestidos en túnicas o suriyah y kefiyya. Aunque pudieran ser espías estadounidenses disfrazados, preparando otro golpe de drones.

Durante una visita a Grecia fui a Monte Athos, desde Tesalonika, donde la estatua ecuestre de Alejandro Magno mira al Oriente, en lancha costera llegué a Agion Oros y sus monasterios en la cumbre, donde los monjes viven en meditación, donde se prohíbe el ingreso a todo lo femenino y se bebe en el desayuno ouzo. Las colecciones de arte bizantino aquí son de verdad impresionantes. Los popes ortodoxos rezan y rezan y cultivan su jardín de hortalizas y rezan y beben ouzo y vino amargo con retsina. Cantan y recitan, en un mundo de contemplación y meditación para mejorarlo todo, donde parece que la inacción es la fórmula.

En la época prehispánica, en lo que sería después México, en el Nuevo Mundo sólo las clases altas bebían aguamiel y fermentados del maíz y del maguey, como el octli. Además, se disponía de pulque, como hasta ahora, que era más generalizado entre plebeyos y pobres. Hoy los tequilas y mezcales mexicanos son mundialmente conocidos y una copa de bacanora sonorense es una delicia aunque más de dos son peligrosas.

Por su parte, el vino mexicano desde Parras en Coahuila; Zacatecas; Querétaro; Aguascalientes y Valle de Guadalupe en Baja California cada vez es más reconocido y afamado.

Y eso que a la llegada de los españoles se prohibió el cultivo de vides hasta que se instaló Casa Madero, la primera vitivinícola de América.

En el Japón se celebra con sake; en Suecia, con aquavit; en Rusia, se bebe vodka; en Georgia hay una muy buena champaña rosada o vino espumoso, por aquello de las denominaciones de origen

Es sabido que la expansión hacia el oeste y el sur de los EUA se hizo con una Colt en una mano y una botella de bourbon en la otra. Hoy en Napa y Paso Robles; en Obregón y Washington, se produce muy buen vino y a precios muy competitivos en el mercado internacional.

En la Gran Bretaña hay muy buenas ginebras, cerveza y té. En Portugal vino verde y oportos.

En Brasil se bebe la cachaza. El ron cubano y el nicaragüense son famosos. Todos ellos destilados de la caña de azúcar.

Y hoy la gente también celebra, olvida tristezas o resuelve problemas, se suelta el pelo, bebiendo cerveza en todo el mundo.

He visto a quienes un poco de alcohol refina y desinhibe.

Otros que no tienen más remedio que ir a Alcohólicos Anónimos a tratar una adición enfermiza y se caen, lloran y hacen el ridículo hasta más no poder.

Una cosa es una cosa y otra su exageración.

En este entorno, ojalá el famoso Peje, como buen pastor, se muestre más cercano al gusto cotidiano del común de los mortales y vaya a la Ópera, beba vino, un par de tequilas o un mezcal y se de cuenta de la importancia de apoyar mayormente actividades que nos definen y que son esenciales como la cultura. Ojalá que se suelte el pelo y un día se quede dormido sin mañanera. Que disfrute hoy, que ya es tiempo de pagar cuentas.

La educación, la salud, la seguridad, el apoyo a la difusión de la cultura, deben ser prioridades urgentes y unas gotas de inspiración y menos rigidez verbal no vendrían mal.

Que el presidente se suelte el pelo, que reconozca qué cuestiones fundamentales andan mal, para empezar a arreglarse. Habrá que empezar por creer en nosotros.

Insisto: se requiere una jornada permanente de trabajo dedicado a fomentar la cultura, la mejor educación con calidad, la salud pública, el combate a la inseguridad y el desprecio a la prepotencia de los poderosos.


#LFMOpinion
#ProhibidoProhibir
#Bebida
#Vino
#Vida
#FamosoPeje






Arturo Martinez Caceres

Arturo Martinez Caceres

Sigueme en: