PROHIBIDO PROHIBIR

¡Ay nanita… la pandemia!

¡Ay nanita… la pandemia!
Alerta mundial.

Cuando una epidemia se extiende, cuando la enfermedad contagiosa alcanza un nivel de incidencia generalizado y mayor al esperado, la sociedad enfrenta una pandemia que por desgracia significa una gran cantidad de muertes y enfermos contagiados sobre todo en los tradicionales grupos más vulnerables: niños, ancianos, enfermos desnutridos, aquellos con menor prevención médica y en general, reducidos niveles de vacunación y acceso a otras medicinas que por su alto costo no están al alcance de estratos sociales en pobreza.

La epidemia también pude ser el resultado de fallas en la prevención y preparación de la salud pública, de nuevos experimentos médicos y farmacéuticos descontrolados, de malas prácticas alimenticias y cohabitación con animales de corral y salvajes o falta de agua potable y antihigiénicas prácticas de manejo de desechos.

En la historia de la humanidad ha habido casos notables de pandemias como el de la viruela que ha causado millones de muertes y otros tantos desfigurados. Se calcula que apareció por primera vez en el año 10 mil a.C.
Especialmente terrible fue en los siglos XVI al XVII.

Se sabe que la viruela ocasionó una epidemia catastrófica durante la Conquista, lo que contribuyó al colapso del llamado Imperio Azteca. Algunos estudiosos de su impacto y generalización también atribuyen a la llegada de los españoles a América el contagio de sífilis y sarampión, otra de las grandes pandemias globales aterradoras que causaron millones de muertes.

Antes, en 450 a C. ocurrió la conocida peste de Atenas, la primera gran epidemia de la que se tiene registro, se calcula que murió entonces un tercio de la población de la Grecia antigua. El historiador y general Tucidides escribió: “Jamás se vio en parte alguna azote semejante y víctimas tan numerosas…”

Entre 165 y 180 apareció la plaga antonina en Roma que causó la muerte, entre miles, al emperador Marco Aurelio.

La peste bubónica se contagia vía pulgas de ratas infectadas y ha causado alrededor de 200 millones de muertos. Esta pandemia conocida también como plaga de Constantinopla, diezmó al Imperio Bizantino en 542.

La peste negra es la más mortal de la historia de la humanidad, en el siglo XIV mató alrededor de 25 millones de personas, alrededor de la mitad de la población en ese momento en Europa. Y se explicó, como un castigo divino.

La gripe española que es una variante de influenza, impactó al mundo a fines de la llamada Gran Guerra a principios del siglo XX y abarcó víctimas en todos los continentes.

El VIH o Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirido o Sida, provocado por un retrovirus que ha causado la muerte de alrededor de 25 millones de personas. Médicos e investigadores han desarrollado modernos tratamientos para mejorar la calidad de vida de estos enfermos, aunque aún no existe cura definitiva reconocida y algunos grupos insisten en negar su existencia, fundamentalmente por razones de dudosa moralidad, de alto gasto en salud pública o ideológicas y religiosas.

El tifus es una pandemia actual. Ha causado alrededor de 4 millones de muertos. Afecta principalmente a población rural y se considera pandemia controlada.

El cólera que puede matar principalmente por deshidratación debido a la intensa diarrea que provoca. El brote de esta enfermedad en Haití fue muy significativo recientemente. Se sabe que la contaminación de alimentos y agua son los principales focos de infección.

La gripa de Hong Kong ha provocado más de un millón de muertes, siguiendo el proceso de contagio y expansión de otras gripes aviar o asiáticas.

Aunque no se califica generalmente como pandemia por la Organización Mundial de la Salud, el ébola ha significado miles de muertos probablemente debido, según algunos, a contaminación de frutas con Escherichia coli.

Por su parte la influenza porcina o del grupo H1N1 (A), de la que tuvimos noticia en 2009 y que paralizó al mundo, especialmente a EUA, Canadá y México con cerca de 80 mil casos confirmados en nuestras fronteras y 1172 muertes; y que sufrimos después del Sars de 2002-2003, caracterizado como epidemia de neumonía atípica.

Hoy en día enfrentamos, desde China, el llamado coronavirus H1N1, ya la Organización Mundial de la Salud lo calificó como “una emergencia internacional” con presencia en alrededor de 30 países y extendiéndose rápidamente. En China se han presentado alrededor de 35 mil casos infectados y un mil muertes. Y en el mundo se han establecido controles sanitarios y otras medidas como cuarentenas para evitar que se extienda sin control la enfermedad.

En la ciudad de Wuhan donde aparecieron las primeras manifestaciones de contagio se han interrumpido clases en todos los niveles escolares, no hay actos masivos ni celebraciones. Es notable que construyeron en 10 días un moderno complejo hospitalario, aunque parece insuficiente y las políticas obligatorias de aislamiento han sido generalizadas y cuarentenas rigurosas.

Lamentablemente se confirmó la muerte del joven médico que alertó sobre el nuevo brote de coronavirus y existe la presunción social de que pudo haber sido silenciado como fenómeno antisocial por razones de Estado.

En tanto, el presidente chino Xi Jinping declaró “la epidemia es un demonio y no podemos dejar escondido ese demonio.”

En efecto, la epidemia se extiende, pasajeros del crucero Diamond Princess permanecen aislados frente a las costas del Japón. Con 3,700 pasajeros y tripulantes a bordo, que se aburren por el encierro, creo que no tendrán muchas ganas de volver a navegar pronto. Entre ellos, un argentino es el primer latinoamericano diagnosticado con coronavirus. Con él suman 61 personas contagiados ahí. Al respecto, se ha informado que continuarán en cuarentena hasta el próximo 19 de febrero cuando menos.

En México la actual administración de la 4T refuerza controles y fronteras, sin embargo, como no se les da muchas veces la eficiencia y eficacia, y, en general, sus reacciones son a bote pronto, con la emoción por delante, los ciudadanos debemos de tomar precauciones higiénicas adicionales. Multiplicar nuestros hábitos de limpieza y comer sano y limpio, nunca está de más. Desde luego, ya aparecieron rítmicas cumbias que bailar, ingeniosos unos y otros chocantes memes algunos incluso con procaz sexualidad y, en síntesis, esperamos con certeza, como dicen los expertos, que llegue el coronavirus a nuestro país en breve. Ojalá estemos preparados.

Desde luego, es obvio no viajar a China, ni siquiera a Palenque o a la china hilaria, por si acaso y aunque sea de a gratis.




#LFMOpinion
#ProhibidoProhibir
#Epidemia
#Pandemia
#VHSida
#H1N1
#CoronaVirus
#4T


Arturo Martinez Caceres

Arturo Martinez Caceres

Sigueme en: