Arturo Martinez Caceres

Arturo Martinez Caceres

159 Posts

Sigueme en:
Sepulcros blanqueados
PROHIBIDO PROHIBIR

Sepulcros blanqueados

En Mateo 23:27:32, se lee “¡Ay de ustedes, maestros de la ley y fariseos, hipócritas! Que son como sepulcros blanqueados. Por fuera...

Las relaciones en el Nuevo Mundo
PROHIBIDO PROHIBIR

Las relaciones en el Nuevo Mundo

1.- Después del coronavirus Covid19, después del recuento de daños. De la pérdida física de muchos, enfrentaremos una profunda...

Los golpes
PROHIBIDO PROHIBIR

Los golpes

En la historia de América, la nuestra, los golpes han roto la esperanza de cambio y de mejora social. Sus resultados, después de...

 Entre las pataletas y la rebatinga
PROHIBIDO PROHIBIR

Entre las pataletas y la rebatinga

El vate López Méndez escribió en su célebre “Credo” una primera estrofa que deslumbra por su certeza y candidez: “México,...

El enclaustrado
PROHIBIDO PROHIBIR

El enclaustrado

Te soñé anoche. Caminabas magnífica sin ver a nadie y con todas las miradas encima. De pronto te perdí en mi inquietud nocturna....

Una mañanera vespertina
PROHIBIDO PROHIBIR

Una mañanera vespertina

Como decía mi abuelo: “El niño Chucho quedó peinado, con el pie lavado y sin rosca”. Tanta expectación y le faltó carnita al...

La economía (moral) en tiempos de pandemia
PROHIBIDO PROHIBIR

La economía (moral) en tiempos de pandemia

Aunque se cuenta con reiteración que un economista es un agorero que pasa la mitad del tiempo explicando qué va a pasar y la otra...

Los frentes de batalla
PROHIBIDO PROHIBIR

Los frentes de batalla

En el país del mañana, la vida y la muerte van de la mano. El horizonte está cada vez más color de hormiga, de tan rojo que ya...

Escenas de cuarentena
PROHIBIDO PROHIBIR

Escenas de cuarentena

Ahora que enfrentamos tiempos de infección, de preguntas sin respuestas totalmente verdaderas y plenas de incertidumbre, vale la pena...

Escenarios y elecciones
PROHIBIDO PROHIBIR

Escenarios y elecciones

Como en la canción infantil, “de los diez que me quedaban, ya nomás me quedan dos, dos dos…”, entre los demócratas ya nada...