Francisco  Cirigo

Francisco Cirigo

364 Posts

En su novela Rayuela, Julio Cortázar realiza varios análisis sobre la soledad, exponiéndola como una condición perpetua, absolutamente fatal. Dice que incluso rodeándonos de multitudes estamos “solos entre los demás”, como los árboles, cuyos troncos crecen paralelos a los de otros árboles. Lo único que tienen para tocarse son las ramas, prueba inequívoca de la superficialidad de sus relaciones. Las personas somos como árboles y nuestras relaciones son ramas, a veces frondosas y frescas, a veces secas y escalofriantes, pero siempre superficiales. Nuestros troncos son islas sin náufragos posibles.

Sigueme en:
Nulidad genérica de las elecciones del 2006
EL IFE A LA DISTANCIA

Nulidad genérica de las elecciones del 2006

Nuestro Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, máxima autoridad jurisdiccional en materia electoral en México,...

La crisis que “vino”
POLÍTICA

La crisis que “vino”

Me niego a hacer leña del árbol caído, más en el caso de Alfonso Durazo, quien nunca llegó a árbol y de hacerse leña se encarga...

Cada quien su perro
POLÍTICA

Cada quien su perro

Mi vecino Chente es un tipo echador y presuntuoso, de esos que siempre quieren ser la desposada en la boda, el difunto en el velorio,...

El Estado inseguro
POLÍTICA

El Estado inseguro

Publicado en Etcétera La seguridad es ante todo una relación de hecho entre el individuo y la sociedad organizada en Estado, que...