PROHIBIDO PROHIBIR

Silencio, confrontaciones y mentiras

Silencio, confrontaciones y mentiras

Foto Copyright: lfmopinion.com

Lo que se calla.

En la expresión musical cada sonido cuenta con su correspondiente silencio. Se sabe que cada silencio es, por tanto, una nota que no se ejecuta. Las canciones, las sinfonías, son obras integradas compuestas de sonidos expresados en notas musicales, voces y silencios.

Así, los directores de orquesta se distinguen también por el tiempo que imprimen a cada movimiento e instrumento, en la unidad de la obra con ritmo y cadencia.

Una obra de teatro, por ejemplo, puede trascender tanto por lo que dice como por lo que calla. Las palabras, la música misma, la entonación, la obra en su conjunto, aunque solo tenga sentido en ella misma, con sus pausas y silencios.

Harold Pinter, quien fuera uno de los autores más influyentes de la dramaturgia inglesa moderna, Premio Nobel en 2005 y actor en obras de Beckett, por ejemplo, insistió en relatar experiencias intensas de la vida… y la muerte. Sobre el sonido, la comunicación y el silencio. Su trabajo sobre la soledad, el desconcierto, la separación y la pérdida parecen no sólo retratar una época sino adelantarse para definir también a nuestro tiempo.

¿Qué está pasando? ¿Es cierto que correlatos como “aquí“ y “allá”, violencia y represión pueden ligarse y corresponderse uno a otro indefectiblemente en nuestra historia presente?

La distrofia social por la pandemia, más la crisis económica, más la crisis de inseguridad han generado una notable polarización en nuestras creencias, motivaciones y expectativas, que reflejan los intereses de clase.

¿Cómo enfrentar la depresión, la ansiedad, los absurdos pleitos por alejadas posiciones ideológicas, religiosas o políticas? ¿La guerra entre hermanos, primos, conocidos lejanos o amigos de toda la vida; los desprecios y descalificaciones, la crítica soez, los insultos?

Entre adolescentes, en otros tiempos, arreglamos esas desavenencias casi naturales con un trompo y listo, después nos dimos la mano y asunto arreglado.

Hoy, con chips electrónicos integrados los jóvenes pasan horas y horas del día y la noche, pegados a los celulares o iPads y crece la experiencia virtual que evita el contacto verdadero. El mundo irreal-virtual se ha convertido en el único referente.

Los niños y especialmente las niñas y mujeres, están expuestos a ataques de abuso, trata, violencia y drogas. En efecto, constituyen un grupo social especialmente vulnerable a influencias perversas en las conocidas plataformas de comunicación, diversión, entretenimiento y consecuente comercialización.

En la sociedad actual todo lo que hacemos se refleja en las redes, es conocido por el gran Big Brother Stick. Nada puede esconderse, ni siquiera las partes más íntimas de todos. Los secretos y especialmente las perversidades, que venden como mercancías en promoción.

Las grandes empresas conocen, influyen y tienden a determinar los hábitos y costumbres de las personas y con esa información inevitablemente promueven sus ofertas vinculadas a nuestros perfiles, necesidades y ambiciones. Los consumidores estamos atrapados en la red. Fuera de la telaraña nada existe

Cada vez es más difícil para millones decir no, e incluso darse cuenta de ello. De la manipulación tecnológica a la enajenación inconsciente.

Lo mismo ocurre desde elementales consideraciones políticas y económico-sociales hasta confirmación y militancia en partidos políticos, gobiernos, poder y otros muchos aspectos ideológicos.

De esta manera, no debiera de extrañarnos las confrontaciones en una sociedad plural como la nuestra, donde coexisten muchos Méxicos diferenciados.

Como, por ejemplo, la guerra del agua y el cumplimiento del acuerdo internacional que se sabe conviene a México, pero poderosos intereses locales en Chihuahua podrían ser de mayor relevancia coyuntural e impedirse la satisfacción de la legislación vigente y la ganancia mayoritaria de la Nación.

Lo que suma mayor incapacidad resiliente a lo social es la polarización entre agentes y opciones determinadas.

Y entonces, en el ambiente de dominación que prevalece, llámese economía, política, sexualidad, se abusa de las mentiras como forma de enfrentarse para tratar de resolver las contradicciones entre actores e intereses aparentemente irreconciliables y divergentes.

Los silencios envuelven las confrontaciones, la incomunicación lleva a privilegiar las mentiras y cada quien entiende lo que le conviene. Se llega a la infamia de los insultos, el odio y eventualmente la violencia y la guerra.

Como por ejemplo, esa ruindad de que sólo algunos deben de ejercer su derecho a la libertad de expresión ya que el Pejepresidente debe callar por definición y aguantar las injurias, agresiones, confrontaciones y estar siempre en silencio, porque cuando habla les incomoda.

Dicen que son mentiras. Explica, confronta. Y retiembla la tierra. Y los negocios se distraen de las ganancias, mientras gritan que renuncie, que se vaya a Palenque junto con la Sra. Beatriz, que a nadie más le da gusto.

Los medios de comunicación comprometidos con la defensa de sus intereses metálicos e ideológicos de siempre y adoloridos por el recorte de apoyos y prebendas gubernamentales subrayan ad nauseam la carta del avieso riesgo a la libertad de expresión de los 650 firmantes y convenientemente ignoran la otra carta contestataria firmada por 40 mil o más.

En cambio, lo mejor del evento en memoria de los jóvenes desaparecidos de Ayotzinapa, desde hace 6 años y de la vergonzosa mentira destrozada de la “verdad histórica”, fueron las palabras de la madre de uno de ellos y el compromiso de avanzar para presentar ante el ministerio público a todos los involucrados y por fin, saber con certeza donde descansan los jóvenes estudiantes, además de ventilar la enorme corrupción silenciada. Ojalá sea pronto el punto final que permita descubrir y castigar a los autores de ese encubierto crimen.

También en el otro lado hace aire: se trata de la decisión de Truuump sobre la propuesta ante el Senado, de mayoría republicana, para nombrar en la Suprema Corte de Justicia a una jueza madre de 7 hijos, radicalmente conservadora y religiosa, Amy Coney Barret, en lugar de la recientemente fallecida Ruth Bader Ginsburg, icono de la promoción de las libertades individuales.

La trascendencia de esta nominación y eventual nombramiento es que la Corte se integraría por 6 jueces de tendencia conservadora y 3 liberales, lo que impactará sin duda la organización social de los EUA, cuando menos en las siguientes dos generaciones, especialmente en la ley de salud pública, el aborto, matrimonios igualitarios, discriminación y reparto de los beneficios del desarrollo más allá de las élites tradicionales.

Las expectativas de la confirmación de este nombramiento, atípico en año electoral, van desde la explicación constitucionalista y los 51 votos republicanos mayoritarios en el Senado, hasta la defensa de la tesis de fraude electoral en caso que el actual presidente sea derrotado por la fórmula Biden-Harris, como señalan reiteradamente las encuestas.

Lo que habrá de confirmarse según los resultados en correspondencia con los silencios, confrontaciones y mentiras del proceso electoral y la suma de votos en noviembre próximo.

Antes, a partir de octubre, en otra trumpada, se elevará de $640 a $1,170 US, el costo de los trámites para alrededor de 10 millones de residente elegibles para solicitar la ciudadanía estadounidense, que hoy, desde luego, no pueden votar. Nada como una cálida bienvenida.

Como dice la canción: “se nota que va a llover, el cielo está encapotado, parece que va a llover ¡ay! mamá me estoy mojando… la lluvia la manda Dios, el agua la da el alcalde”.


#LFMOpinion
#Prohibidoprohibir
#Silencio
#Conforntacion
#Mentiras
#Elecciones


Arturo Martinez Caceres

Arturo Martinez Caceres

Sigueme en: