PROHIBIDO PROHIBIR

Los tapados destapados

Los tapados destapados
Tiempos adelantados

Apenas es verano del 2021 y el ambiente político está calientito y en ascenso de temperatura.

Una parte importante tiene que ver con “el estilo personal de gobernar” del famoso pejePresidente, cuya razón y emoción es ser, en los extremos, un querido u odiado animal político.

Un promotor de la Transformación para el bienestar, o como dijo Diego, la exardilla, mirándose al espejo: ‘un político animal’.

Asimismo, los resultados electorales recientes, el triunfo de Morena y la minusvaloración de esas victorias por parte de medios, periodistas y seudoperiodistas acostumbrados a recibir prebendas en regímenes anteriores y que tienden a confundir a la población, o cuando menos a la mayormente parte sujeta a influencias de desinformación y ruido escandaloso.

También el impacto político del accidente de la Línea Dorada del metro capitalino, que ha tiznado a varios y abarcará seguramente a otros, incluidas las empresas constructoras y tal vez, hasta a la directora actual del metro que, a mi entender, debió de haber renunciado el mismo día de la tragedia. No sé que relación cercana tiene con quién manda, pero parece mantener un escudo protector más efectivo que el detente presidencial.

A considerar asimismo es el hecho de que, en la segunda mitad del sexenio, tradicionalmente, se va diluyendo el omnímodo poder presidencial en cuanto se acercan las fechas de destapar a los tapados.

Se popularizó la figura del tapado gracias al genial Abel Quezada y sus viñetas sobre los precandidatos presidenciales, sobre todo en el relevo de Echeverría y el ascenso de López Portillo, cuando se publicaron en forma de ‘cómics’ y caricaturas las ventajas y desventajas, las fortalezas y debilidades de cada uno de los aspirantes de entonces.

Por su parte, el preeminente Fidel Velázquez, líder epónimo desde 1936 hasta su muerte en 1997, de la CTM del PRI, sentenció: ‘el que se mueve, no sale…’ con obvia intención de contener a la cargada o las manifestaciones de apoyo o rechazo no autorizadas por el dedo… presidencial.

En efecto, la figura mexicana del tapado es inventiva popular asociada a nuestra condición histórica de reírnos, vengarnos y conformarnos en la tragedia y la opresión.

Se dice que el primer tapado fue un tal Benavides, marqués (como el peruano español, fujimorista, Vargas Llosa), que arribó a la Nueva España en 1683 diciéndose visitador general y gobernador. Desembarcó en Veracruz en tiempos del pirata Lorencillo, fue arrestado y acusado de pirata esbozado y ejecutado en Xico. Se cuenta, que un eclipse de sol lo despidió, en su aventura de incógnito tapado.

Por Morena destacan los siguientes personajes para suceder al pejePresidente en la próxima administración: Marcelo Ebrard, Claudia Sheinbaum, Ricardo Monreal y por nominación presidencial: Juan José de la Fuente, Tatiana Clouthier, Esteban Moctezuma, además de Gerardo Fernández Noroña. Todos están en la baraja y la consulta (dirigida) a las bases se hará en su momento. Triunfará, como siempre, ‘el mejor’. Incluido el general Luis Crescencio Sandoval, actual secretario de la Defensa Nacional.

La ‘caballada está flaca’… en la oposición.

Por el PAN habría que nombrar al persistente Ricardo Anaya, a Javier Corral, a Mauricio Kuri, candidato triunfador en Querétaro, Margarita Zavala de Calderón, Ernesto Cordero, Santiago Creel y Diego, cuyo corazón también late, arrítmico, pero aún late.

En el PRI sólo Videgaray, más alguna tapada de último momento, como Beatriz Paredes o Dulce María Sauri.

En una más ampliada alianza de oposición: los tapados destapados son Claudio X y, tal vez, Aguilar Camín.

Por mi antecedente universitario en la UNAM, donde di clases en licenciatura y posgrado por un cuarto de siglo, me simpatiza el exrector De la Fuente, que, aunque hoy se ve muy lejos que llegue a tiempo, desde Nueva York en Naciones Unidas, hasta Palacio Nacional, haría una magnífica equilibrada presidencia, con énfasis en educación.

‘Basta ya, aún no es tiempo’, se oye en las mañaneras.

Sin embargo, como dijera Julio César al cruzar el Rubicón: “la suerte está echada”.

En efecto, ‘sin embargo, se mueve’ que, según la tradición, Galileo Galilei pronunció después de abjurar de la visión heliocéntrica del mundo ante la Santa Inquisición.


#LFMOpinion #ProhibidoProhibir #Tapado #AMLO #FidelVelazquez #Sucesion

Arturo Martinez Caceres

Arturo Martinez Caceres

Sigueme en: