PROHIBIDO PROHIBIR

La Conquista y un addendum

La Conquista y un addendum

Foto Copyright: lfmopinion.com

Mexicano.

Ni indígena ni español, soy mexicano.

La Conquista hace 500 años se realizó empuñando la cruz y la espada.

Los otros pueblos nativos avasallados por el entonces Imperio Azteca contribuyeron también a su destrucción, convencidos de la posible liberación ante pesados tributos, abusos y sometimiento.

Alrededor de 700 peninsulares, 16 caballos y yeguas, cañones, arcabuces y demás artilugios de guerra, según Bernal Díaz del Castillo, emprendieron en 1519, desde su desembarco en Veracruz, esta histórica aventura de Conquista.

Quemaron o encallaron sus naves, en una guerra sin retorno que en 1521 destruyó Tenochtitlán.

La viruela, hueyzahuatl, cocoliztli y la sífilis. “La lepra grande o la de los granos y bubas” hicieron su mortuoria aparición y contribuyeron a diezmar la resistencia azteca. Para unos fue una tragedia adicional, para otros una señal divina.

Casi nada qué hacer, los dioses nos habían abandonado.

Muy en dirección a la religiosidad, cosmovisión y creencias de Moctezuma Xocoyotzin y de la élite de la sociedad mexica, convencidos de que los invasores eran semidioses o enviados del todopoderoso ya que “del este vendrán hombres blancos y barbados”, los recibieron con regalos y solicitudes de bienestar, implorando su regreso al mar.

En lugar de apaciguar el supuesto enojo y malestar, se exacerbó su codicia y avidez por el oro y la plata, por el dominio territorial y de servidumbre, además fomentó la necesaria crueldad de la empresa y el valor de su aventura. De todos modos, los indígenas carecían de alma, su evangelización los salvaría de su descomunal e infausto destino.

Los aventureros conquistadores extremeños supieron imponer su fuerza y superioridad armamentista y equina, para promover el mito. Además, contaron con el auxilio de miles de indígenas resentidos contra la metrópoli mexica.

Se calcula que alrededor del 80% de los habitantes de Mesoamérica fallecieron a causa de las batallas, la explotación y las epidemias a finales del siglo XVI.

Miguel León Portilla relata cómo se empeñaron los conquistadores en demostrar la superioridad de sus dioses en cada batalla, frecuentemente escondidos los indígenas rezaron a sus ídolos. El dios barbado se impuso y sin embargo, en la Visión de los Vencidos, se cuenta que en náhuatl se relata la derrota… “para nunca olvidar la saña y el dolor”.

Fueron 300 años de dominación española y apenas son 200 de México independiente. Los criollos y mestizos comandaron la Independencia, para lo cual mucho contribuyó la invasión napoleónica a España y la deposición de Fernando VII del trono hispánico para ser sustituido por Pepe Botella. Todavía en un principio el grito de liberación fue: “Muera el mal gobierno. Viva Fernando VII”.

Aún hoy se distinguen indigenistas e hispanistas, en un duelo antediluviano innecesario. Somos la nación de “la raza de bronce”, de trabajo y creación con magníficos artistas, músicos, pintores, escritores, astrónomos, constructores. Somos un país de relativa paz y de sobrevivientes del aplastaste dominio de la “hegemonía yanqui”, a pesar de haber perdido más de la mitad del territorio nacional a mediados del siglo XIX.

Como toda Latinoamérica, hemos vivido de crisis en crisis, ya casi nos acostumbramos. Hemos desarrollado recetas de sobrevivencia a pesar de las pandemias, de guerras internas, de violencia de narcos y malandros.

A pesar de pésimos gobiernos no perdemos la esperanza.

Hemos sido testigos de regreso ridículamente a Caparroso en busca de los abuelos o de Adán y Ev, y del admirable nacionalista, Lázaro Cárdenas del Río, expropiador del petróleo, de Adolfo López Mateos, que recuperó la energía eléctrica. Y de otros muchos vende-patrias.

A veces nos alegran muestras como está que ya es una realidad. Lo publiqué en abril de este año, cuando la mayoría apostaba a la debacle, es una ‘bola de humo’ sentencié:

…Me parece que la chabacanada de la Cámara de Diputados no tiene futuro alguno. Espero que el transitorio tenga rápido fin, una muerte indolora y sea sólo una anécdota en la tragicomedia legislativa.

Mi tocayo Arturo Zaldívar ha demostrado ser un hombre probo y dejará con un dedo ensartado la pretendida vigencia del susodicho transitorio sobre el alargamiento del término. Sólo falta que sea el momento preciso y se presenten las necesarias controversias constitucionales que obligarán a la Corte en su conjunto, a manifestarse sobre la constitucionalidad o inconstitucionalidad del transitorio citado y, en su caso, de la propia Ley en comento. O él se negará, en su caso.

El addendum es el presente: aprendamos a ser orgullosos de lo que somos, mexicanos de los pies a la cabeza con antecedentes indígena y español. Seamos lo mejor de los dos mundos y reproduzcamos nuestra vitalidad para siempre.

En este tiempo nada está completo sin recordar a Cuauhtémoc, el “único héroe a la altura del arte”.

“Señor Malinche, he cumplido con lo que estaba obligado en defensa de mi ciudad y de mis vasallos…y pues vengo por fuerza y persona y poder, haz de mi lo que te plazca”.

Hay derrotas que enaltecen.

Así, con el correr del tiempo, la Conquista unió a vencedores y vencidos en el mestizaje de lo mejor y lo peor de los dos pueblos.

Estamos a tiempo de aprender a ser sólo lo mejor de ambas culturas. Cuesta trabajo, educación y persistencia, pero vale mucho la pena. Nada de discriminación. Nada de fomentar la superioridad racial, el color de la piel, la diferencia religiosa o de género.

¡Viva México!



#LFMOpinion
#ProhibidoProhibir
#Conquista
#Mestizaje
#Mexico
#Cortes
#Moctezuma

Arturo Martinez Caceres

Arturo Martinez Caceres

Sigueme en: