LA NAVE VA

Pandemónium

Pandemónium

Foto Copyright: lfmopinion.com

Los demonios andan sueltos. Dejemos para luego averiguar las culpas porque urge detener las infernales amenazas a nuestra atribulada sociedad. Ya les dijo mi claridosa hermana a sus compañeras afectas al parloteo contra el supremo gobierno: “¡Quién me iba a decir que mi más caro deseo, hoy, es que a López Obrador le vaya bien porque si le va mal, a todos nos va a llevar la chingada!” (perder el paraíso, editorializó Milton). Ella sabe, como reclamaba Carlos Fuentes, usar las majaderías con toda propiedad. Espero que después de la reunión del Consejo General de Salubridad, el Espíritu Santo ilumine al presidente López Obrador para que preserve su Investidura de las imposturas corruptoras y haga respetar, contra intrigas propias y ajenas, la labor del doctor Hugo López Gattel, cuya reciente actuación así como sus conocimientos y trayectoria garantizan su desempeño institucional y su compromiso social. La epidemiología no es una ciencia infusa sino una cuyo desarrollo la ha llevado a abrevar en lo más avanzado del saber. En las matemáticas: mientras la llamada ciencia política vulgariza la estadística para manipular las encuestas, en la epidemiología que estudia la enfermedad como fenómeno de masas, mediante cálculos estadísticos complejos correlaciona las múltiples variables que determinan la salud poblacional y permite intervenir en el curso de su desarrollo. Si la anomia nos vulnera, la defensa no está en las virtudes teologales sino en las republicanas: laicidad, soberanía, legalidad, democracia, justicia social, federalismo, educación, ciencia, cultura... La pandemia obliga al Primer Mandatario a unir a la sociedad y conducirla para afrontar los graves riesgos sanitarios y los altos costos económicos que la asedian. Y atajar la confusión y la incertidumbre, poderosos disolventes de los vínculos sociales.



#LFMOpinion
#LaNaveVa
#Pandemonium
#Pandemia
#Panico
#Gobierno
#Sociedad



Raúl  Moreno Wonchee

Raúl Moreno Wonchee

Sigueme en: