+CONCIENCIA+

Poder gay en el vaticano

Poder gay en el vaticano

Foto Copyright: lfmopinion.com

Una reciente publicación, que muy pronto se hace viral, sobre el tema tabú de la homosexualidad dentro de las filas de los sacerdotes y religiosos católicos.

El francés Frédéric Martel, en su libro "Sodoma: poder y escándalo en el Vaticano” (Roca editorial), trata este delicado asunto. Y, por cierto, que aparece precisamente el 21 de febrero, el día en que comienza en el Vaticano la pederastia en la Iglesia, una cumbre sobre los temas de abuso y protección a las víctimas de esta grave conducta.

El libro aprovecha la ocasion, con un oportunismo nada casual, para llamar la atención de los medios sobre un aspecto del que poco se habla, que es la homosexualidad y la vida doble de muchos sacerdotes y religios@s.

El fondo de la investigación resulta inquietante, tratar la pedofilia como un tema relacionado con la homosexualidad, aunque ciertamente no es su causa directa, pero de alguna manera sí la implica. Pues para sentirse atraído de un menor del mismo sexo, se requiere de una excitabilidad erotica muy concreta, propia de una atracción al mismo sexo.

Martel, destapa un baúl añejo y poco investigado en cuanto a la doble vida de muchos miembros de la jerarquía eclesiástica, sea para una práctica homosexual, pederastia o cohabitación con amantes y prostitutas. En cierta forma utilizar el dinero que reciben de los fieles en la limosna, para placeres que no reflejan una verdadera práctica del Evangelio y seguimiento del Magisterio de la Iglesia.

Sodoma puede no ser un trabajo fiel a las ciencias sociales y contener una metodología discutible y cuestionable, incluso carecer de conclusiones con apego a las ciencias y convertirse en un instrumento de calumnias y falsos que pueden ocultar un intento más para desprestigiar a la ya de por sí golpeada reputación de la Iglesia.

Entrevistas, rumores, testimonios anónimos o con nombres y apellidos, no le hacen justicia a la verdad. Pero de alguna manera, el autor, se atreve a destapar un enorme problema que no se ha querido afrontar de mucho tiempo atrás ¿Qué tanto los seminarios diocesanos o religiosos, han servido de refugio, para afeminados, con conflictos de identidad o franca homosexualidad reprimida o de plano abierta y practicada a escondidas?

Es el tema de la doble vida, de la doble moral y de la hipocresía. Un asunto que se ha dejado de atender y resolver de una manera sana y que en muchos casos a desembocado en pedofilia y otras psicopatologias y perversiones que se han encubierto.

Martel acusa y generaliza, haciendo de sus indagaciones un intento de escándalo al asegurar que un 80% de los eclesiásticos que trabajan en la Curia romana son homosexuales y que se plantan ante el público como homofobicos y en contra del matrimonio gay, cuando realmente llevan una vida doble. No trata de demostrar que tengan una homosexualidad activa, pero sí que tienen una atracción al mismo sexo y que se desenvuelve como un sistema dentro del Vaticano y se extiende a la vida de muchos cardenales, obispos y monseñoes que también lo son, aunque muchos de ellos lo vivan en la abstinencia.

Martel con su libro sodoma, puede incurrir en una novela basada en chismes y suposiciones que involucran a diversos personajes de la jerarquía eclesiástica tanto del Vaticano como de la curia española, pero en realidad destapa un problema que la Iglesia no había querido afrontar ni auscultar a fondo.

El problema es mucho más complejo y hay que ponerlo en la mesa de trabajo, no sólo se trata de los abusos sexuales a menores y de evitar que esta conducta prolifere o se proteja a las víctimas, sino de atacarlo de raíz y revisar el manejo y la pedagogía que se hace de la sexualidad en los seminarios y centros de formación y sobre todo el tema del celibato y la abstinencia, que para algunos es un auténtico camino de santidad, pero para otros los ha conducido a diversas psicopatologías y perversions que han hecho mucho daño al interior de la vida religiosa y confundido a muchos creyentes y fieles que se han decepcionado por tanta inmoralidad y vida doble.

Será un libro polémico, sin duda y sobretodo fácil de desacreditar por su falta de fundamentos, fuentes serias y metodológicamente criticable, pero de que destapa un tema de gran trascendencia para la purificación de la Iglesia católica y de su ejercicio del poder desde el Vaticano, es incuestionable.

La pederastia es sólo la punta del iceberg, hay muchos aspectos más a explorar en la sexualidad y la homosexualidad de los presbíteros, religiosas y religiosos, así como el abuso emocional, el sometimiento y la privación de la libertad en muchas de las llamadas órdenes religiosas que se desenvuelven como sectas dentro de la misma Iglesia.

La consistencia y congruencia moral, es un imperativo ligado al Evangelio y que no se debe dejar a un lado por ningún motivo de la vida de testimonio y ejemplo que deben de dar los creyentes y practicantes de la fe católica.

Ser homosexual no es un pecado, ser pederasta es una enfermedad. Pero vivir una vida doble y ser hipócrita y sepulcro blanqueado es desdeñable hasta para el mismo Jesús.




#LFMOpinion
#+Conciencia
#Pederastia
#vaticano
#Homosexualidad
#Sodoma
#Martel
#PoderGay

Guillermo Dellamary

Guillermo Dellamary

Dr. Guillermo Dellamary Soy un psicólogo, filósofo, con más de 30 años de experiencia y buscando ayudarte a vivir tu vida de una mejor manera.

Sigueme en: