PROHIBIDO PROHIBIR

El enésimo, las ‘minucias’ y el futuro

El enésimo, las ‘minucias’ y el futuro

Foto Copyright: lfmopinion.com

Informe.

Oficialmente fue el Segundo Informe, pero estrictamente el séptimo u octavo. Su enorme virtud fue la brevedad. Fue sencillo y modesto; siguiendo el guión y la puesta en escena de las mañaneras.

Se envolvió en el combate contra la corrupción, que ahora ya reconocen y dicen valorar incluso los capitostes del dinero. Algunos, tradicionales corruptores incorporados a los beneficios de las administraciones pasadas. El tiempo cambia y el que no evoluciona, como pasó con los dinosaurios, desaparece.

Se afirma que el combate a la corrupción ha permitido un ahorro de alrededor de 560 mil millones de pesos, destinados principalmente a mejorar la red sanitaria, paupérrima y abandonada antes de la 4T.

Con la mira en sus mejores causas dijo el primer actor a voz en cuello: “Transformar es moralizar”. Lo que además de controversial, no es históricamente verdadero, es, cuando menos, una exageración y la mayor parte de las veces, como dicen los sabios: “todo depende”. Peccata minuta.

Transformar tampoco es implícita y necesariamente ético. Los cambios a veces son buenos y a veces no.

La cita de Adam Smith es ajena a su contexto original. Un adorno intelectual innecesario o, en realidad, una broma dirigida a ciertos críticos orgánicos, sabelotodo e insoportables, en consideración al significado en la historia del capitalismo del famoso escocés.

Las buenas noticias: son ya 23 millones de familias incorporadas a programas bienestar social, se esperan este año alrededor de 40 mil millones de dólares en remesas y 18 mil en inversión extranjera. Además, no habrá aumento de deuda externa, salvo los ajustes implícitos por la devaluación del peso frente al dólar estadounidense.

En tanto, las extorsiones, los homicidios y otros crímenes no se contienen y lamentablemente siguen aumentando.

A mi juicio la percepción de la mayoría de la población es que falta mucho por hacer en las áreas de seguridad, control de la violencia, persecución de delitos, detenidos y sentenciados. Los resultados, en general, son pobres en el combate a la inseguridad.

Mucho trabajo es imprescindible hacer para abatir, por ejemplo, los feminicidios que deterioran ampliamente el tejido social y constituyen un indicador abrumador de la falta de educación, civilización y amplio impacto en contra de derechos humanos, discriminación y tolerancia.

En Tamaulipas, miembros de la Secretaría de la Defensa Nacional cometieron desmanes y ejecuciones ilegales. El vídeo de lo acontecido en Nuevo Laredo muestra sin lugar a dudas cómo el ejército sigue actuando en ocasiones, fuera de la ley, con el mismo patrón de conducta delictiva de anteriores gobiernos.


A pesar de los buenos augurios, la Guardia Nacional no es un cuerpo de paz, aún. Ojalá llegue a serlo pronto.


Mucho se tiene que avanzar con respecto a la desigualdad, la injusticia social y el abuso en todo el país.


Sigue la campaña de consulta para llevar a juicio a los expresidentes, lo que viene bien a la campaña mediática para las elecciones del año que entra. Pero en realidad, es un hecho absurdo y demagógico.

De haber indicios, pruebas o certezas del actuar desapegado a la ley de los expresidentes, como en todos los demás casos, háganse las denuncias correspondientes y que la Fiscalía avance en sus respectivos procesos. Menos costoso, más útil. Menos oropel. Menos circo.

El caso Lozoya le debe a la opinión pública y, por lo que se sabe, ha quedado corto en su relatoría de testigo coadyuvante y muy protegido. Faltan las determinaciones legales que parecen dormir el sueño de los justos. Ininteligible todo para cualquier mortal, acaso como El Proceso kafkiano, pero con culpables desencarcelados.


Frente a la pandemia, es muy importante acelerar las disposiciones de vacunas eficientes, seguras y probadas para dominar el virus. Apuntalar las estrategias de control de contagios y evitar, en lo posible, el creciente número de fallecidos que se acumulan dramáticamente a diario y que son ya una suma escandalosa, mas allá de toda expectativa original.

Es urgente que, de una vez por todas, se acabe la escasez de medicinas y tratamientos para combatir cánceres en niños y adultos. Injustificable incapacidad de la Secretaria de Salud y otras instancias responsables.

Son saltos al vacío: de la agüita bendita de procaces gobernantes y sus esposas que creían merecerlo todo a la marginación y absurda incompetencia.

El INE deberá también actuar con más trasparencia y certidumbre para recuperar el prestigio que mucho le hace falta.

Todas las nuevas organizaciones políticas que solicitaron su conformación como partido político, no tienen razón de ser.

Otorgar el registro a la cofradía Calderón-Zavala en el llamado México Libre hubiera significado una grave afrenta para muchos mexicanos; el libro recién publicado de Olga Wornat, los pinta de pies a cabeza.

Habrá que incluir, además, el análisis de los excesos en las condiciones e incumplimiento a los requisitos obligatorios para el registro en todos los casos.

Hay que insistir, la aprobación del INE para el registro formal de Encuentro Solidario, partido evangelista, es un retroceso a la laicidad del Estado

A pesar de habernos librado de todos menos uno, bien le vendría al INE mejorar sus decisiones y actuación, que es truculenta y costosa, por decir lo menos y que lo ha llevado a una curva en declive.

Es tiempo de acotar y reducir las carretadas de dinero que se llevan los partidos políticos que, si en otros tiempos eran escandalosas en un país como el nuestro, subdesarrollado y dependiente; en tiempos de crisis sanitaria y económica es un crimen y ejemplo de gran irresponsabilidad.

Antes que nada, se trata de nuestros impuestos, los que distribuyen como si fueran todos suyos.

En efecto, pareciera que una veleidosa mafia se ha adueñado de la administración y operación del INE. Con Luis de Góngora y Argote, cumplen al pie de la letra la premisa satírica : “Ándeme yo caliente y ríase la gente”.

Frente a la caída del producto, se requiere un consolidado esfuerzo de productividad, cumplimiento de objetivos y metas de producción y exportación, consumo interno y ahorro social, con alta calidad y oportunidad a nivel nacional.

No debieran descartarse a priori el uso de las reservas internacionales en custodia en el Banco Central, cerca de 190 mil millones de dólares. En estos tiempos muy graves hay que analizar y considerar todas las opciones de financiamiento.

Ya pasaron rápidamente y con amplia polarización social, casi 2 años de este régimen esperanzador para más de 30 millones de votantes, no debiera desperdiciarse más tiempo ni voluntad política para coincidir en lo fundamental.

Se requieren mejores resultados en control de la violencia y de la pandemia, reducción de la pobreza, más empleos productivos, generación de riqueza y mejor ambiente de negocios. Crecimiento y desarrollo con justicia social.

Las intenciones son admirables, pero no son suficientes.

Si el elefante reumático no camina y está herido por corrupto, mañoso y anquilosado, habrá que escoger entre alternativas: le rezamos a la Virgen de Guadalupe y esperamos un milagro invocando a Juárez, o nos ponemos a trabajar todos juntos para sacar adelante al país.

Ello significa menos confrontación, menos polarización y cumplimiento de metas económicas de corto y mediano plazos para evitar la debacle, que no conviene a nadie y que algunos aplauden añorando el pasado.

Es obvio que falta un gran pacto nacional para enfrentar la crisis de sanidad y economía. Se requiere el concurso y la creatividad de la inversión privada. Menos distancia entre ambos discursos haría muy bien al país y podría reducir odios entre contrincantes y adversarios políticos.



#LFMOpinion
#ProhibidoProhibir
#Informe
#Transformacion
#Moralizar
#Economia
#Seguridad
#Mexico
#INE
#MexicoLibre
#EncuentroSolidario










Arturo Martinez Caceres

Arturo Martinez Caceres

Sigueme en: