PARRESHÍA

Senado deja facultades a Congresos Locales en materia de Juicio Político

Senado deja facultades a Congresos Locales en materia de Juicio Político

Foto Copyright: lfmopinion.com

Pa'tras los filders

Esta tarde el Senado de la República aprobó la nueva Ley Federal de Juicio Político y Declaración de Procedencia.

Pero no lo hizo en los términos en que les fue enviada por la de Diputados, sino con modificaciones.

En el dictamen elaborado con la minuta que llegó de la de diputados, la cámara alta disponía en los artículos 5, 22 y 35 de la nueva Ley Federal de Juicio Político y Declaración de Procedencia retirar de los congresos locales la atribución de conocer y determinar sobre la declaración de procedencia dictada por la Cámara de Diputados federal sobre un juicio de procedencia de un funcionario estatal. Es decir, que los congresos locales tenían que acatar la declaratoria de procedencia de la legislatura federal y proceder en consecuencia.

Se recordará, con el reciente caso del gobernador García Cabeza de Vaca, de Tamaulipas, que el Congreso local al recibir la declaratoria de procedencia dictada por la Cámara de Diputados federal, determinó que no procedía. Contra ello se presentaron diversos procedimientos de control constitucional que la Corte tiene pendientes de resolver.

El tema no es menor, porque la Corte está por pronunciarse al respecto, y el Poder Legislativo debiera de esperar a ello, antes de determinar algo que bien pudiera ser contrario a lo que en su momento resuelva el máximo tribunal. Lo que agudizaría la ya de suya tensa relación entre poderes.

Pero, antes de que la Corte se pronuncie, el Ejecutivo envió una iniciativa de nueva Ley Federal de Juicio Político y Declaración de Procedencia y en ella propuso retirar dicha atribución a los congresos locales, restringiendo, si no es que violando, el pacto federal.

Hoy el Senado echa para abajo esa reforma y deja la atribución local en los términos en que actualmente se encuentra legislada en Constitución y ley.

Específicamente del artículo 5º de la ley actual se suprimía la parte que a la letra dice: “la resolución —de procedencia— se comunicará a las Legislaturas Locales para que, en ejercicio de sus atribuciones, proceda como corresponda en estricta observancia de lo decretado en definitiva por la Cámara de Diputados del Congreso General de los Estados Unidos Mexicanos erigida en Jurado de Procedencia y, en su caso, publique y comunique tal resolución para efecto de que las autoridades locales o federales correspondientes actúen en consecuencia”.

La redacción no es muy agraciada, pero la iniciativa y discusión del artículo cuando se legisló originalmente, no dejan lugar a dudas que se otorgan facultades decisorias sobre la declaración de la Cámara de Diputados a los Congresos Locales tratándose de funcionarios locales.

Esta supresión hecha por la de Diputados, sin embargo, no fue aprobada por la Cámara de Senadores.

Y es este párrafo objeto de la supresión el centro y eje de l asunto, toda vez que en esos términos aparece en el artículo 111 de la Constitución, retirarlo ahora en esta ley federal es condenarla a ser declarada inconstitucional o, peor aún, pretender reformar la Constitución vía una ley secundaria que por mandato constitucional debe apegarse a ella.

Finalmente, el artículo 135 de la Carta Magna dispone la única forma en que se puede reformarse la Constitución, a través del Constituyente Permanente y no por el expediente inconstitucional de reformas a una ley reglamentaria.

Habrá que traer a la memoria , además, que el Senado es la Cámara en que se representan paritariamente todas las entidades federativas, en tanto que la Cámara de Diputados se integra en función del peso demográfico de cada entidad, habiendo más diputados del Estado de México, Ciudad de México, Chiapas, Veracruz y Oaxaca, que Tlaxcala, Colima o Baja California Sur. La Cámara de Senadores es por origen la representación política del federalismo y la salvaguarda de las facultades constitucionales de Estados y Ciudad de México.

La misma redacción se repite en el artículo 35 de la ley vigente, la diferencia estriba en los sujetos que regula, más no en el procedimiento, y tampoco pasó en el Senado.

Por tanto, los Congresos Locales no tendrán que acatar lisa y llanamente lo resuelto por la Cámara de Diputados Federal, sino que deberán conocer y resolver al respecto.

Por tal razón, la minuta aprobada por el Senado regresa a la de Diputados para que la apruebe en sus términos. De no hacerlo regresará de nuevo al Senado y si éste insiste, la de Diputados tendrá que acatar.

Queda, no obstante, el veto presidencial.

Finalmente, podría ser posible que la Cámara de Diputados obedezca, pero no cumpla y, por la vía de los artículos transitorios, intente introducir reformas a la Constitución o a la ley, como ha venido siendo su costumbre, en contra de toda técnica legislativa y lógica jurídica. En ese caso, la minuta regresará al Senado y éste, seguramente, no lo dejará pasar.

Así las cosas, en este inicio ordinario de sesiones del Congreso de la Unión, que perdió la “H” de Honorable, en lamentables lances legislativos de cuya memoria no quiero acordarme.

Publicado en LFMOpinión.

#LFMOpinion
#TheBunker
#Parreshia
#JuicioPolitico
#CongresoLocal
#Desafuero
#Federacion
#Acatamiento
#Resolución
#Corte
#Senado
#CamaraDeDiputados

Luis Farias Mackey

Luis Farias Mackey

Ser o no ser, preguntó Hamlet. ¿Soy éste que soy?, preguntó Quetzalcóatl. ¿Vivo yo todavía?, preguntó Zaratustra. La primera es una opción binaria: sé es o no sé es. La segunda es la trama de la vida misma: ser lo que sé es. La tercera es descubrir si, siendo, efectivamente aún sé es. Vivir es un descubrimiento de lo que sé es a cada instante. Porque vivir es hurgar en el cielo y en las entrañas, en los otros -de afuera y de adentro-, del pasado y del presente, de la realidad y la fantasía, de la luz y de las sombras. Es escuchar el silencio en el ruido. Es darse y perderse para renacer y encontrarse. Sólo somos un bosquejo. Nada más paradójico: el día que podemos decir qué somos en definitiva, es que ya no somos. Nuestra vida es una obra terminada, cuando cesa. Así que soy un siendo y un haciéndome. Una búsqueda. Una pregunta al viento. Un tránsito, un puente, un ocaso que no cesa nunca de preguntarse si todavía es.

Sigueme en: