Destacado

Impotencia y megalomanía

CopyrRight: lfmopinion.com

Impotencia y megalomanía

Narciso era bello, pero condenado a no conocerse a sí mismo. Aminias, su más terco pretendiente, se quitó la vida en la puerta de la casa de Narciso con una espada que éste le había obsequiado, no sin antes implorar a los dioses...

Victoria verdadera

El tigre y el águila

Interlocución

Mérito

Sócrates y Gatell