DE LO COTIDIANO A LO CLÁSICO

Obras fantasma

Obras fantasma
Simbolismos

En 1987 el dibujante británico Martin Handford se pone a la tarea de crear una serie de libros didácticos, libros que va publicando anualmente con distintos nombres, en los que aparece el famoso personaje Wally, su hermana Wenda, Woof su perro, Odwald que es como Wally pero con bigote, y el mago Barbablanca. Wally es un joven que viste camisa de rayas rojas, lentes de armazón redondo, pantalón de mezclilla y gorro de lana de rayas rojas y blancas. A este famoso personaje lo identificamos como Wally (no conozco otro Wally), que cuando escuchamos su nombre, literalmente vemos su imagen sin necesidad de verla. Las páginas de este juego están llenas de objetos que, con ayuda de pistas, hay que ir encontrando.

Las llamadas Obras fantasma son aquellas en las que detrás de la pintura se ocultan una serie de pistas veladas o símbolos que expertos iconográficos de arte han investigado durante años; tal es el ejemplo de la obra “La habitación azul” de Pablo Picasso, en la cual se han encontrado símbolos que son un compendio de la influencia de la época de Picasso en París. Se ha dicho que en dicha obra aparece el enigmático retrato de un hombre con bigote, anillos y corbata de moño, sin embargo la teoría más acertada es que Picasso reutilizó un lienzo en el que había pintado otra pintura, sobre la cual pintó más tarde “La habitación azul”.

Una de las obras de arte que ha sido estudiada y a la que se le han tratado de encontrar pistas secretas o más bien a la que se le han hecho innumerables interpretaciones de lo que se quiso decir, es: “La última cena” del maestro Leonardo Da Vinci. La verdad es que me encantaría saber qué pensaría Da Vinci si supiera todas las interpretaciones que se le han dado a su obra, desde si es o no María Magdalena, que si el cuchillo que sostiene Pedro es porque le tiene envidia a Jesús, que si Judas, que si las piedras preciosas en la ropa de Jesús y en la de algunos apóstoles, que si la Copa del Cáliz, que si el Santo Grial, que si los panes que aparece en la mesa son símbolos matemáticos… “La última cena” de Da Vinci es todo un tema. Esta magnífica obra de arte se encuentra en la pared del comedor del antiguo convento dominico de Santa María delle Grazie en Milán, Italia. Me pregunto cómo es que le daba tiempo a Da Vinci de estudiar anatomía, botánica, de escribir, pintar, esculpir, de inventar artefactos de ingeniería, de componer música, de ser arquitecto, paleontólogo, científico, filósofo, de escribir recetas de cocina, de ser poeta y urbanista, además sin tener las comodidades de la vida moderna. Hay de comodidades a incomodidades.

¿A quién le ha pasado que las mejores reuniones se dan compartiendo en una cena: queso, pan y vino? Me acuerdo que en San Ángel en la Ciudad de México había un restaurante que así se llamaba y al que era romántico ir.

De las famosas cenas al estilo mexicano que servían de reunión para intelectuales, políticos, artistas y amigos, eran las que se hacían en la Casa Azul de Diego y Frida. La gastronomía fue otra de las pasiones de esta mexicana. Hace muchos años compré en una famosa librería en el extranjero, el libro “Las fiestas de Frida y Diego”, es un libro escrito por Guadalupe Rivera Marín, hija de Diego Rivera y Marie-Pierre Colle. Las páginas son una recopilación de fotografías, frases, poemas, anécdotas y, sobre todo, de recetas de los platillos que se crearon para ocasiones especiales durante el matrimonio de Frida y Diego, como por ejemplo cumpleaños y Día de muertos. Las celebraciones que duraban un periodo largo iban desde el 8 de diciembre, para festejar el cumpleaños de Diego, hasta Navidad, Año nuevo y terminaban el día de Reyes.

Algunos de los platillos eran: arroz blanco con plátanos fritos, Huanzontles en salsa verde o roja, Chiles rellenos de queso, picadillo o frijoles, Mole negro de Oaxaca, pozole de Jalisco, Quesadillas de flor de calabaza, pambazos rellenos, tostadas, buñuelos, Cocada y flan, entre otros. Así como un listado de bebidas muy mexicanas como: pulque, curado de apio y tuna y, por supuesto, mucho tequila.

Magdalena Carmen Frida Kahlo Calderón nació en la Ciudad de México, en Coyoacán, el 6 de julio de 1907 y murió a los 47 años -ibídem en 1954. Su obra no está llena de pistas sino de simbolismos que no necesitan de expertos para descifrarlos, pues esta mujer utilizaba una y otra vez el tema de su incomodidad y sufrimiento en la mayoría de su obra, tema que algunos enmarcaban dentro del surrealismo, a lo que ella respondía que no estaba de acuerdo pues afirmaba que se trataba de plasmar su vida. Me parece que el tema no es que nos guste o no la obra de Frida, sino comprender que fue una mujer que trascendió en el mundo del arte como una persona que amó su patria, sus costumbres y su cultura, convirtiéndose en un ícono que utilizó las raíces indígenas mexicanas así como los rebozos, los vestidos regionales, delantales estilo mexicano, blusas y vestidos bordados, huaraches, peinetas con flores, la típica trenza de mujer indígena, pulseras y collares. Con la imagen que Frida creó de ella y de su relación con Diego, nace toda una mercadotecnia, porque tanto su imagen como su obra y su vida son tan… Frida Kahlo. Hay artistas como Beyoncé, Katy Perry y Madonna, que literalmente para su mercadotecnia se han disfrazado de Frida. La “fridomaniá” logró que su obra “Dos desnudos en el bosque” (1929) se subastara en la famosa casa Christie´s de Nueva York en 8 millones de dólares, esta mexicana tiene el segundo récord de precio más alto pagado a un artista mexicano; el tercer lugar es para “Trovador” de Rufino Tamayo, vendido en 7.2 millones de dólares en 2008, y el primer lugar para la obra más cara de un mexicano es “Los Rivales” de Diego Rivera, vendida en 9.7 millones de dólares.

¿A quién le ha pasado que escucha la palabra exvoto y no se acuerda qué es o ve un exvoto y no tiene idea de que así se llaman? Los exvotos son ofrendas de agradecimiento que la gente deja a una divinidad en la iglesia o en el lugar en donde se obtuvo el milagro o en capillas o al aire libre o en altares personales; son ofrendas hechas a Dios, a la virgen, a algún santo o santa. Hay diferentes tipos de exvotos que van desde un par de muletas, sillas de ruedas, medallas, escapularios, balas o un muñequito de plástico como símbolo infantil. Un exvoto en ocasiones es también dibujado en un trozo de madera o metal, con el pensamiento de agradecimiento o como tributo por el favorcito. El Museo de la Basílica de Guadalupe posé una enorme colección de exvotos (casi todos escritos y redactados de manera similar) que han sido seleccionados de entre los de los feligreses. He aquí la transcripción idéntica de un exvoto que se encuentra en una de las salas del museo de la Basílica: “Dedico este retablo a la santísima madre de Guadalupe, por aberme salvado de un a tropellamiento de una moto, que me quebro una pierna y le doi gracias a la Virgen por verme dado mi a livio, dedico estas muletas a mi Madre Santisima de Guadalupe. Lasaro Gonzalez Almeida y me susedio mi ascidente el 5 de agosto 1951”. ¡Las redacciones son hermosas, narran brevemente lo que tienen que decir!

Frida fue una mártir cuya situación de sufrimiento ayudó a situarla en el escalafón de artistas sufridos. Frida decía que era un símbolo que representaba al feminismo, sin embargo fue una mujer sumisa ante el amor desmesurado que sentía por Diego. De los recuerdos más famosos de la pareja son lo exvotos, y de su vida y de los temas de los exvotos se inspiró para pintar, lo que ayudó a convertirla, para muchos, prácticamente en una santa.
“Pies para qué los quiero si tengo alas para volar”.


#LFMOpinion
#Clasico
#Cotidiano
#CasaAzul
#FridaKahlo

Laura Acosta

Laura Acosta

Desde niña asistí a clases de pintura; de adulta he estudiado en diferentes talleres de arte, técnicas como grabado en placas de acero, monotipo en acrílico, distintas técnicas de pintura y dibujo. En la actualidad pinto, expongo mi obra e imparto clases de pintura. Otra de mis grandes pasiones es la literatura. He estado en diplomados y talleres de poesía, cuento fantástico y clásico y creatividad literaria; en este último aprendí a leer varias de las obras consideradas clásicas, y he colaborado en la elaboración de libros de arte, en el área de dinámicas para alumnos de secundaria. Así mismo doy clases de literatura y lectura de novela y cuento, a adultos.

Sigueme en: