PROHIBIDO PROHIBIR

La insurrección

La insurrección

Foto Copyright: lfmopinion.com

Democracia.

La paternidad es un acto de responsabilidad. Los hijos son chaparros o altos; listos o tontos, a todos se les quiere. Sobretodo cuando semana a semana me he propuesto parir un texto articulado, polémico, divertido y bien escrito.

Pues el del miércoles 13 de este mes, mi texto sobre la crítica, enojó a algunos lectores, como si hubiera traspasado lo aceptable entre antipejistas confesos. Como si les hubiera untado algo enchiloso donde pierde le espalda su nombre. Tal vez, preparándonos para lo que viene, en el ambiente polarizado que vivimos.

Lo fundamental es que, en serio, quiero a ese hijito criticado, como se quieren a todos los hijos. Se que escribí la verdad. Espero que en el futuro próximo tenga la ocasión de demostrarlo él mismo.

Sé que una vez publicado ya no me pertenece. Agradezco siempre su lectura y comentarios,

Hoy seguiré con otro capítulo para plantear una vez más, que la razón es establecer relaciones entre ideas o conceptos, obtener conclusiones o formar juicios.

El miércoles 6 de enero próximo pasado, los EUA vivieron un día triste, obscuro en su historia, cuando hordas de “supremacistas blancos republicanos tumpistas” asaltaron el Capitolio, la sede del Congreso Federal, en Washington D. C.

Se sabe que incendiados por los twitts del presidente Truuump: ineducado, lépero y desesperado; miembros exaltados del Partido Republicano, enojados por los resultados de la elección presidencial, así como por la actuación del vicepresidente Pence, lo buscaban para colgarlo, (hang Mike Pence), igual suerte correría Nancy Pelosi, diputada líder de la mayoría demócrata, además de cualquier autoridad que les cerrara el paso.

Lamentablemente, hubo cinco muertos y varios heridos, entre ellos, un policía apachurrado entre gritos de dolor y una manifestante quien fue baleada por estar en el lugar equivocado, entre piratas modernos. Entre los asaltantes, se distinguieron gente con insignias nazis, banderas confederadas, propaganda antijudía, burlas contra los negros. También, los predecibles cartelones de ‘Make America Great’, gorras y camisas rojas en favor de Truuump, amenazas para los demócratas, especialmente para Biden y Kamala. Incluso propaganda de burla contra George Floyd y su tristemente frase: “I can’t breatht”. Nuevas revelaciones indican que desde la Casa Blanca se pagaron generosamente con bitcoins a los líderes de la insurrección su participación en el asalto.

Este fue el telón de una administración republicana deleznable, que empezó insultando a los mexicanos como violadores y criminales y terminó, a los pies de la barda que divide a los vecinos incómodos, alabando al presidente mexicano “gran caballero, amigo”.

Agradeció su amistad y su relación profesional de trabajo. Destacó los 27 mil soldados de la Guardia Nacional Mexicana que contuvieron y evitaron el aumento de la migración centroamericana hacia la tierra prometida.

En efecto: la 4T construyó el sureño muro humano y evitó la imposición de aranceles, cuando menos. Es política, dicen en Palacio Nacional, hicimos lo mejor para salvar al país de males mayores… Y las palabras de alabanza así lo confirman.

Parece que un tabasqueño mañanero le jugó el dedo en la boca al presidente del Imperio, papá de la agraciada Ivanka y suegro del yerno condecorado amigo del infame Videgaray (ahora en el MIT).

El pago pudo haber sido más caro aún para las exiguas finanzas nacionales. El ahora Ex se dio el lujo de recordar la parcial victoria mexicana en El Álamo, que fue corta porque al día siguiente los agarraron dormidos y perdimos el 51 % del territorio nacional. ¡Remember The Álamo!

Entonces el ejército de México comandado por el cuñado (otra vez los cuñados, como los de Salinas, ahora en los negocios pripanistas del sistema carcelario), de Santa Anna, fue destrozado por los texanos.

En día 13, miércoles (este día de la semana asociado a Mercurio, el mensajero, ha sido particularmente de mal fario para el anaranjado: parece quererlo llevar a los apretados infiernos), la Cámara de Representantes (diputados) con 10 votos de republicanos más todo los diputados demócratas votaron afirmativamente por segunda ocasión en 4 años, está vez, para enjuiciar y destituir por sedición al habitante oficial hasta anoche de la Casa Blanca, especialista en agresiones twitteras, hamburguesas y ‘fake news’.

El llamado ‘impeachment’ pasará al Senado y ahí se decidirá si se juzga o, ya herido, se le abandona así, lamiéndose las heridas, para enfrentar demandas múltiples que le dolerán en sus finanzas y que le impidan influir determinantemente en sus partidarios para boicotear el proceso de reunificación social que las circunstancias obligan a hacer.

La crisis sanitaria y económica plantea reconstruir al país, más igualitario, con mayor crecimiento económico y menos pandemia. Ello es un asunto de sobrevivencia para la recomposición de las relaciones nacionales e internacionales, el equilibrio y el bienestar mundial.

Cabe recordar que Biden-Harris sumaron 81.2 millones (51.3%) de votos ciudadanos a su favor y 306 votos electorales (de 270 necesarios), contra 74.2 millones o 46.8 % y 232 votos electorales para el republicano. Que Trump nunca reconoció su derrota y que enfrenta acusaciones por sedición, instigación a la violencia y fraude en cuanto a excesivos gastos que beneficiaron a familiares y amigos, como el pago a Guiliani, abogado flatulento, frente a cámaras y micrófonos, a quien pagó algo así como $20 mil dólares mensuales.

A propósito de la victoria demócrata y de cómo se construyen las relaciones de poder, recuerdo algunos domingos en la tarde-noche cuando junto con mi padre, Don Arturo, en su casa de Camelia, reunidos en familia, disfrutamos de una serie admirable de la BBC que en 13 episodios, y basada en la obra de Robert Graves, narra la historia de varios emperadores romanos.

Actor testigo de la saga es Claudio (Robert Graves), que a pesar de su tartamudez y cojera (o por ello mismo) se convertirá algún día, según los mejores augurios, en emperador de Roma.

Ahí aparecen, entre otros muchos: Augusto Emperador, Livia o el complot femenino, Calígula que como se sabe, en premonición a lo que pasa en nuestro Congreso, hizo a su caballo (mula o burro), senador de la República, Tiberio, el hijo consentido, muy protegido y desagradecido, la voraz Messalina o la gaviota del Imperio. Y desde luego, el incendiario Nerón, que pudo tener como secretario a Genaro García Luna, hoy recluido en Nueva York.

En esta obra dirigida por Wise, llena de intriga, pasión, traiciones y ejemplares acciones heroicas el famoso Claudio, a pesar de sus limitaciones, se compara con los demás, mostrando lo que falta a la mayoría: respeto. Se preocupa por el bienestar de los romanos cuyo nivel de vida mejora, por ejemplo, al introducir obras sanitarias que evitaran enfermedades y epidemias.

A lo largo de la historia hemos visto gobernantes comprometidos con lo mejor de la condición humana y otros muchos que han abusado del poder para su propio beneficio y los de su grupo.

¿Serán Nerón o Calígula, inspiración subconsciente del expresidente dos veces acusado en la Cámara?

El incendió verbal, su negación a la realidad de su derrota. Sus provocaciones y sus acciones para permanecer en el poder a cualquier costo, han contribuido a la división de EUA, casi a mitades iguales para cada partido.

A partir del día de hoy, miércoles 20, si no sucede una tragedia y se controla a los insurrectos amenazantes, Joe Biden y Kamala Harris, serán el nuevo presidente y la nueva vicepresidenta por los próximos 4 años.

Además, hay que resaltar la gran victoria que obtuvieron los demócratas en Georgia, donde, por un margen reducido, ganaron los dos sitios en juego del Senado, empatando 50 y 50 para cada partido. Con la ventaja de que Kamala, la vicepresidenta mujer (por primera vez en la historia) desempatará las votaciones.

Por tanto, es urgente hacer de la insurrección y de su líder, el pasado. Apoyar el plan demócrata de recuperación económica “It’s a must”. Y controlar el Covid que hace estragos por todos lados. En tanto que los mexicanos de acá, seguiremos enviando remesas.

Todo será mejor sin la ignominiosa presidencia de Truuump,

¿Acaso también para la 4T incluyendo el costo político y el diferendo por la exoneración del General?




#LFMOpinion
#ProhibidoProhibir
#Insurrecion
#Elecciones
#Trump
#Biden
#Capitolio
#Impeachment
#4T
#Diplomacia
#Migracion
#Aranceles


Arturo Martinez Caceres

Arturo Martinez Caceres

Sigueme en: