Arturo Martinez Caceres

Arturo Martinez Caceres

154 Posts

Sigueme en:
El perdón en Semana Santa y otros perdones justos y necesarios
PROHIBIDO PROHIBIR

El perdón en Semana Santa y otros perdones justos y necesarios

Como refiere Mateo en 6:12: “Perdona nuestras ofensas como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden”. El perdón es un...

Cumpleaños
PROHIBIDO PROHIBIR

Cumpleaños

Ayer (21 de marzo) celebré mi cumpleaños, nací con el medio siglo del siglo pasado. Conforme envejezco quiero vivir con más calma...

La cocaina acuática
PROHIBIDO PROHIBIR

La cocaina acuática

La vejiga natatoria de la totoaba es especialmente apreciada en los mercados asiáticos. En China, por ejemplo, se pagan alrededor de 9...

¿Enloqueció el Presidente?
PROHIBIDO PROHIBIR

¿Enloqueció el Presidente?

Aquí he denostado y denunciado la brutal campaña crítica de periodistas y medios contra el famoso Peje. Los acostumbrados a...

La banca
PROHIBIDO PROHIBIR

La banca

Estudiosos de la banca saben que su evolución y desarrollo es a partir del trueque y de la aparición del dinero, el equivalente...

El pueblo quiere saber…
PROHIBIDO PROHIBIR

El pueblo quiere saber…

¿Cuándo vamos a resolver los dislates y alejamientos? ¿Cuándo habrá una prensa libre a favor de la verdad y no sólo...

El presidente misionero y los primeros cien días
PROHIBIDO PROHIBIR

El presidente misionero y los primeros cien días

Esta semana, el presidente de la República cumplió 100 días de gobierno. En tres meses y diez días ya definió su “estilo...

Magnífica bestia… y veleidosa
PROHIBIDO PROHIBIR

Magnífica bestia… y veleidosa

La historia de la dominación es también la historia del poder que se expresa en forma indubitable en la política y, particularmente,...

La Guardia Nacional y la Cultura
PROHIBIDO PROHIBIR

La Guardia Nacional y la Cultura

Según el eminente profesor Martín J. Pelayo, alias el torpedo por sus frecuentes y escandalosos ruidos estomacales a la menor...

PEMEX
PROHIBIDO PROHIBIR

PEMEX

En mi carrera profesional sufrí muchos desencuentros y recortes en carne propia. Por fortuna siempre tuve junto a mí a una mujer,...