PROHIBIDO PROHIBIR

La decadencia y los sublevados

La decadencia y los sublevados

Foto Copyright: lfmopinion.com

Elecciones y federalismo.

Recuerdo con nostalgia mi experiencia en un par de ocasiones como consejero electoral en el entonces Distrito Federal. Ahora ya no soy el mismo. Como es natural, me muevo con otro ritmo, aunque con más tolerancia hacia los demás.

Imbuido por el espíritu democrático de los nuevos tiempos aquellos, incluso invité a mi hijo Arturo a participar en las elecciones infantiles que organizó el IFE. Sé que disfrutó esa tarea y hasta una novia conoció.

Ahora, nuevamente soy ‘poll worker’ en los EUA.

Ataviado con máscara, protector de vinilo, mandil, guantes y una variedad de toallas desinfectantes a nuestra disposición, geles e inspectores que recuerdan la rutina obligatoria de limpieza, llevamos ya tres días instalados, aunque con menor afluencia de votantes que lo originalmente considerado. Esperemos que el martes tres, el día oficial, vengan muchos más a votar.

Se que este condado suma poco menos de dos millones de electores y ya han votado por correo, o depositando las boletas electorales en múltiples sitios de acopio alrededor de la mitad de ellos.

Han venido más viejos que jóvenes. Muchos con sobrepeso y problemas de movilidad. Tengo la impresión que en su mayoría son republicanos. Ello no debiera impactar los resultados finales, puesto que California es mayoritariamente demócrata. Un estado azul.

Han venido a las casillas varios grupos de votantes con ascendencia asiática, como saben, se puede votar en inglés, español, tagalo o filipino, chino y vietnamita. Y además de los partidos Demócrata y Republicano están registrados los siguientes, aunque su influencia sea muy menor: Independiente Americano, Americanos Eligen, Verde, Libertario y Paz y Libertad.

Han venido a votar en grupo los asiáticos; me recordaron, los famosos carruseles mexicanos. También llegan con un guía que los organiza con el pretexto de no dominar ampliamente el idioma o ser totalmente iletrados. Ayudarlos está permitido, pero debe de cumplirse un protocolo con todo y juramento. Cosas del puritanismo.

En las mesas instaladas están los llamados ‘epollbooks’ que sirven para localizar y confirmar los datos del elector. En caso de no encontrarse información actualizada se puede votar en forma provisional o condicional. No se requiere identificación alguna, salvo en casos excepcionales.


El nuevo siglo ha traído la urgencia de repensar y reconstruir nuestra casa, este querido y mortificado planeta Tierra, el tercero del Sistema Solar en la Vía Láctea. La emergencia subraya nuestra pequeñez y grandeza en la infinitud.

Las relaciones humanas de toda índole han tenido que replantearse, algunas han tenido que cambiar profundamente para poder sobrevivir.

Las actividades productivas, las académicas, culturales, las relaciones entre parejas y familias han sido objeto de un nuevo matiz en su evolución y desarrollo.

La política no ha sido la excepción y como actividad rectora de la organización social y gobernanza, expresa siempre lo mejor y lo peor de nuestra historia. De las capacidades o incapacidades de los actores.

En efecto, la política sirve para solucionar conflictos, resolver diferencias, reducir los antagonismos entre distintos intereses económicos, diferentes países y clases sociales. Entre partidos y personas. Sirve para evitar la guerra.

La política es pues, el arte de lo posible.

En teoría debiera ejercerse bajo un amplio y detallado espectro ético, jurídico y de responsabilidad social. Sin embargo, sabemos que no siempre es así. O, mejor escrito, que casi nunca es así.

Sabemos que los políticos tienden a justificar los fines y su conducta, antes que todo.

Frecuentemente mienten y anteponen cualquier consideración personal o de grupo al bienestar público.

Que se jodan los demás antes que sus dientes, sus compinches y asociados, actuado generalmente para favorecer negocios privados con recursos públicos.

Hoy en los EUA se vive una enorme polarización en plena época de elecciones. Los resultados definirán la viabilidad de dos tendencias divergentes, que afectarán los años por venir en todo el mundo.


En la Lousiana, por ejemplo, la policía encarceló a un sacerdote y a dos mujeres que hacían desnudos un evento celebratorio de ritos satánicos, en el altar principal de la Iglesia. Según declararon, se trató de una ofrenda republicana.


Sin exageración está en juego la posibilidad de cambiar la decadencia de los EUA en la Administración Truuump, no sólo para su propio país, sino con respecto a su influencia en todo el orbe. Más aún con una Suprema Corte ampliamente conservadora, dominada por la derecha, contraria a libertades de minorías y tolerancia hacia los diferentes.

Baste aquí recordar cómo Truuump ha calificado a los mexicanos de violadores y criminales, así como el desprecio y afrenta hecha a niños migrantes enjaulados y sus familias, las operaciones ginecológicas no consentidas a mujeres detenidas, el muro en su frontera sur y el muro ‘negociado’ en la nuestra, el desprecio hacía otros países y el trato déspota a aliados históricos, sus mentiras, misoginia, su falta de transparencia fiscal y pago de impuestos. Además de acusaciones de abuso y violación a cuando menos de una subordinada. Su orden de salida del Acuerdo de París, la terminación unilateral del Tratado nuclear con Irán, su cerrazón contra Cuba, su política de reducción impositiva para ricos, las presiones sobre el servicio postal y la organización médica actual, su apoyo a los llamados supremacistas blancos o wasps (white anglo saxon protestan), mientras se amplían los cinturones de pobreza y consumo de drogas en minorías negras y latinas, con creciente acoso policiaco.


Además, ha prometido (aunque no valgan casi nada sus promesas), que, de ser nuevamente electo, resolverá positivamente la situación migratoria de los llamados Dreamers y DACA. Los primeros son niños y jóvenes que llegaron a los EUA antes de los 16 años de edad y actualmente son clasificados como inmigrantes indocumentados. DACA es el programa de protección para evitar su expulsión.



Biden ha recibido respaldo significativo de los Obama y junto con Kamala se ha esforzado por subrayar su capacidad de conciliación y proyecto de gobernación para todo el país, sin importar raza, credo, genero y demás preferencias. Sin embargo, no parece suficiente frente a un electorado que goza con un candidato bravucón y pendenciero, tal vez a imagen y semejanza del típico estadounidense en el mundo.

También hay dudas si los contendientes aceptarán los resultados, o si se les hace bolas el engrudo y posponen la decisión, como en México en tiempos de Ufraude, del tristemente célebre 0.56%.

Para combatir la decadencia y en el marco de la pandemia, conviene recordar más historias de ‘sublevados’.

Primer acto. Así se conocieron los levantados en el 39, contra la República española y que combatieron en la guerra civil. Las organizaciones políticas de estos sublevados eran de ideología nacionalista, conservadores y anticomunista. Su expresión fue, entre otras, la Falange Española, partido fascista fundado por José Antonio Primo de Rivera.

Antes de los asesinatos, promovió la Falange “La dialéctica de los puños y las pistolas…” para propiciar un Estado autoritario.

En efecto, Primo de Rivera aspiraba a que la Falange fuera el motor de la insurrección, fue fusilado por el gobierno de la Segunda República en 1936.

Segundo acto: en México, Victoriano Huerta, de triste memoria se sublevó, junto con otros de igual catadura, contra Madero y Pino Suárez, electos legalmente presidente y vicepresidente de la República, después de la dictadura porfirista. Este acto criminal detonó sangre y muerte en la Revolución de 1910 al 17, se calculan un millón de muertos.

Tercer acto: En franca rebeldía fiscal y federal, diez gobernadores de oposición retan al pejePresidente y lo amenazan incluso con la secesión o separación de la República de no ser atendidas sus demandas de mayores recursos y mejor reparto del presupuesto de acuerdo con sus intereses, más allá de la Ley de Coordinación Fiscal, por cierto, actualizada en época de Calderón.

Ya tuvimos un pequeño infiernito en Chihuahua con la batalla por el agua. Creo que así será resuelto este diferendo atizado por los periodistas y medios de comunicación cuyos intereses se han visto afectados por las políticas de austeridad y anticorrupción de esta administración.

El problema es que no se recurre a la política para resolver el diferendo que tiene como límite la imposibilidad de repartir los dineros que no se tienen o están ya comprometido en pago de deuda, incluido el Fobaproa, los programas sociales, las urgencias por la pandemia o mega proyectos como Dos Bocas, el aeropuerto Felipe Ángeles, el Tren Maya y el corredor Coatzacoalcos-Salina Cruz.


El desempleo, la crisis en las actividades económicas, la inseguridad, la pandemia con rebrotes a la vista, el crecimiento de la pobreza y la inequitativa distribución del ingreso y la riqueza amenazan con hundirlo todo

De un lado y del otro se acalla lo razonable. Del lado de los 10 sublevados que han llegado a cerrarse las puertas de Palacio Nacional, por graves insultos al Ejecutivo Federal y con el argumento de que si no es como decimos (dicen), “nomas nanai” siempre apostando a sacar raja en las elecciones del 21.

Del lado presidencial se sigue la máxima salinista de moda cuando fui consejero electoral: ‘ni los veo ni los oigo’. Y la reiteración de que se han dispersado recursos, hasta el último centavo que corresponde, a todos los Estados de la Federación siempre de acuerdo con la Ley.

En este ambiente, será difícil superar la decadencia, más aún si gana Truuump.




#LFMOpinion
#ProhibidoProhibir
#Trump
#Biden
#Elecciones
#Partidos
#Decadencia
#Impuestos
#Federalismo
#Política

Arturo Martinez Caceres

Arturo Martinez Caceres

Sigueme en: