PARRESHÍA

Fuera del tiempo

Fuera del tiempo

Foto Copyright: lfmopinion.com

Tribulación de la voluntad.

Todo inicio está lleno de mañanas, esperanza, aliento; de libertad.

Todo inicio es anchuroso e iluminado. Es alegre, viril, voluntarioso.

Todo inicio es libertador.

Pero no hay libertador sin cadenas: Nada es fuera del tiempo.

Así, todo inicio empieza a dejar de ser y se colma de pasado.

La gran “tribulación de la voluntad”, la más solitaria, es el “Fue”.

Porque “la voluntad no puede querer hacia atrás”, no le es dable caminar a contra reloj, hay piedras que no puede remover: “El pasado es una verdad metafísica”: Fue. Es. Inamovible, irremontable.

Toda voluntad ansía, pero toda ansia ve al futuro. La voluntad encadenada al tiempo sólo ansía mañana.

La gran tribulación


Frente a los “Fue”, que instante a instante se acumulan en el tiempo, se nubla y hace pequeño el mañana original y se carga de cadenas la voluntad del libertador. Ésta se vuelve dolor y resentimiento, espíritu venganza. Venganza y castigo contra ella misma, otrora ilimitada y ahora cada vez mayormente infecunda.

No hay hijo de Cronos que no devore. No hay inicio que no vea su fin. Un lento fin de sumas de ayeres en imparable adición.

"El sufrimiento es la elegíaca experiencia fundamental de la caducidad." (Fink)

¡Ah, los libertadores!, pobres cuando entienden su independencia "del mundo" y no "en el mundo" y se amurallan tras sueños de épocas fantasmagóricamente heroicas sin un dejo de heroísmo en sí mismos (Burckhardt). Finalmente todos terminan devorados por el tiempo. No así sus acciones. Éstas no pueden ser aniquiladas, ni aún con la furia desatada de su autor. Porque ya fueron, porque ya son en un pasado indeleble. Porque son en el eterno castigo de su haber. Cada respiro del gobernante es un instante menos de mañana y un instante más en el universo de sus “Fue”.

El hombre de poder no puede contra el ayer de sus acciones (y omisiones), ni contra la caducidad de su existir. De ahí su ira y frustración, de ahí lo terrorista de su rencor, de ahí lo funesto de su impotencia hecha venganza.

Pero nadie es fuera del tiempo.




#LFMOpinion
#Parreshia
#Inicio
#Manana
#Esperanza
#Fuerza
#Liberacion
#Tiempo
#Cadena
#Fue
#Venganza
#Castigo
#Furia
#impotencia

Luis Farias Mackey

Luis Farias Mackey

Ser o no ser, preguntó Hamlet. ¿Soy éste que soy?, preguntó Quetzalcóatl. ¿Vivo yo todavía?, preguntó Zaratustra. La primera es una opción binaria: sé es o no sé es. La segunda es la trama de la vida misma: ser lo que sé es. La tercera es descubrir si, siendo, efectivamente aún sé es. Vivir es un descubrimiento de lo que sé es a cada instante. Porque vivir es hurgar en el cielo y en las entrañas, en los otros -de afuera y de adentro-, del pasado y del presente, de la realidad y la fantasía, de la luz y de las sombras. Es escuchar el silencio en el ruido. Es darse y perderse para renacer y encontrarse. Sólo somos un bosquejo. Nada más paradójico: el día que podemos decir qué somos en definitiva, es que ya no somos. Nuestra vida es una obra terminada, cuando cesa. Así que soy un siendo y un haciéndome. Una búsqueda. Una pregunta al viento. Un tránsito, un puente, un ocaso que no cesa nunca de preguntarse si todavía es.

Sigueme en: