LO DE HOY

Tiempos de desmesuras

Tiempos de desmesuras

Foto Copyright: lfmopinion.com

Los extremos se llaman.

En tiempos anómicos, la desmesura reina.

Hoy, un colectivo, FRENA, cree abrir las puertas de la democracia avasallándola, como si no hubiesen en México cauces institucionales y democráticos.

Al hacerlo riega gasolina sobre la flama paranoica del discurso oficial de golpismo en su contra.

Ni duda cabe, los extremos se llaman.

Los procesos sociales requieren prudencia, paciencia y rumbo. No son explosiones genesíacas, sino larvados esfuerzos de inteligencia y acuerdos.

Tiempo es de recordar a Reyes Heroles, cuyas palabras se aplican a ambas antípodas del extremismo in crescendo.

“Hay quienes pretenden un endurecimiento del gobierno, que lo conduciría a la rigidez. Tal rigidez impediría la adaptación de nuestro sistema político a nuevas tendencias y a nuevas realidades; supondría ignorarlas y desdeñarlas. El sistema, encerrado en sí mismo, prescindiría de lo que está afuera de su cuadro social y reduciría su ámbito de acción al empleo de medidas coactivas, sin ton ni son, canalizando al fortalecimiento de la autoridad material del Estado recursos que demandan necesidades económicas y sociales. Es la prédica de un autoritarismo sin freno ni barreras.

“… no admitimos para nadie el derecho de tolerar, y menos de no tolerar modos de pensar distintos al suyo. La libertad de pensamiento obviamente da lugar a distintos modos de pensar; todos con derechos a la existencia y a su manifestación o expresión. Rechazamos actitudes que, a título de un modo de pensar, condenan a otros e invocan el derecho a la intolerancia. Cuando no se tolera se incita a no ser tolerado y se abona el campo de la fratricida intolerancia absoluta, de todos contra todos. La intolerancia sería el camino seguro para volver al México bronco y violento.

“En una sociedad decidida a que la unidad democrática no excluya la pluralidad de ideas, es natural el encuentro entre éstas; pero realizado este encuentro en la discusión, en el diálogo, en la búsqueda de simpatías, tratando de convencer de la bondad de las ideas que se profesan y no de la maldad de las ideas en que no se cree.

“Algunos, ante enfrentamientos ideológicos, desearían que surgiera la autoridad sin derecho, la que comprime y actúa sin norma que la preceda. Por otro lado, están los que, recurriendo a las vías de hecho, violentas o atentatorias de derechos desearían que en México se diera el triste caso del derecho sin autoridad. En contra de unos y otros, la posición (…) es bien clara: ni autoridad sin derecho, ni derecho sin autoridad.

“… el derecho con autoridad y la autoridad precisamente con derecho garantizan que la intolerancia no se erija en sistema, que los conflictos no se conviertan en antagonismos irreductibles, que las contradicciones no nos lleven a una sociedad antagónica en sus bases y esencia.

“La autoridad con derecho y el derecho con autoridad excluyen el abuso de poder.”

Chilpancindo, Guerrero, 1º de abril de 1977




#LFMOpinion
#LoDeHoy
#Desmesura
#Intolerancia
#Extremos
#FRENA
#ReyesHeroles
#MexicoBronco


Luis Farias Mackey

Luis Farias Mackey

Ser o no ser, preguntó Hamlet. ¿Soy éste que soy?, preguntó Quetzalcóatl. ¿Vivo yo todavía?, preguntó Zaratustra. La primera es una opción binaria: sé es o no sé es. La segunda es la trama de la vida misma: ser lo que sé es. La tercera es descubrir si, siendo, efectivamente aún sé es. Vivir es un descubrimiento de lo que sé es a cada instante. Porque vivir es hurgar en el cielo y en las entrañas, en los otros -de afuera y de adentro-, del pasado y del presente, de la realidad y la fantasía, de la luz y de las sombras. Es escuchar el silencio en el ruido. Es darse y perderse para renacer y encontrarse. Sólo somos un bosquejo. Nada más paradójico: el día que podemos decir qué somos en definitiva, es que ya no somos. Nuestra vida es una obra terminada, cuando cesa. Así que soy un siendo y un haciéndome. Una búsqueda. Una pregunta al viento. Un tránsito, un puente, un ocaso que no cesa nunca de preguntarse si todavía es.

Sigueme en: